;

¿Y tú, qué estás realmente esperando?

Description

Si estás soltera y sueñas con tener un matrimonio feliz, empieza a sembrar desde ya lo que necesitas para lograrlo.

Entonces, ¿qué estás esperando?

Cuando estaba soltera y en mis veintes, parecía que estaba rodeada de gente infelizmente casada. La cultura le da una mala reputación al matrimonio: en los programas de televisión, en los chistes (incluso desde el púlpito) acerca de los hombres tontos con quienes vives y con la imagen de la “bola y la cadena”; esa es la forma como muchas personas casadas ven el matrimonio.

Con toda honestidad, esto me hizo pensar ¿qué estoy esperando? ¿Guardaré mi corazón y mi cuerpo solo para después ser miserable durante los años de matrimonio? O acaso ¿hay alguna otra manera de ver el matrimonio?

Una perspectiva diferente

Cuando me sumergí en la Palabra de Dios, ¡vi que el matrimonio toma una perspectiva totalmente diferente! La Palabra de Dios muestra una imagen muy diferente de la que muestra nuestra cultura. Y si me fuera a casar, quisiera tener el matrimonio que se ilustra en la Biblia.

En algún punto muchas de ustedes pasarán de la amistad a una relación matrimonial. Al pasar de ser amiga a ser “más que amigos”, el objetivo es hacer brillar el Evangelio. Es apuntar a las personas a Cristo. ¡No se trata del yo! ¡No se trata de ti! Esta es la clave que debes recordar en la medida que navegas estas nuevas aguas.

Un buen fundamento

Cuando mi esposo y yo empezamos el cortejo, establecimos las bases desde la primera noche que definimos la relación. Teníamos dos objetivos desde el día uno: 1. Queríamos ser muy intencionales en el noviazgo. Ambos entendíamos que éramos novios con la intención de casarnos (esto no quiere decir que era el único resultado posible, pero era la intención) 2. Ambos éramos novios para honrar a Dios. ¡Estos eran temas claros para nosotros! 

Antes de que fuéramos novios, fuimos amigos por seis meses. Durante nuestra amistad, pudimos observarnos el uno al otro. Yo vi, desde lejos, que John (mi esposo de casi once años) amaba a Dios sobre todas la cosas; era enseñable, trabajaba duro y trataba amablemente a su mamá. Estas eran las cualidades que mi papá me dijo que buscara, y ¡fue un consejo muy sabio!

Una vez que bajamos la guardia emocional con otra persona, por naturaleza deseamos cercanía física. Es como Dios nos ha creado. No hay ninguna regla escrita de cómo esto debe verse (Recuerda: nuestro objetivo no es ser un seguidor de reglas, sino un seguidor de Cristo). Porque así me había hecho Dios, agradecí que tan pronto se nos hizo claro que habríamos de casarnos, ¡nuestro cortejo fue corto y rápido!

Las semillas que  había sembrado en la época que estuve soltera eran las que cultivaban mi intimidad con mi Dios—sirviendo a Su novia, leyendo y estudiando Su Palabra y buscándole a Él.

Encontrando gozo en las relaciones

El matrimonio consiste de dos pecadores viviendo juntos, aprendiendo a servirse el uno al otro y honrando a Dios. Puede ser un trabajo arduo. Puede ser doloroso. Pero en los once años que he estado con mi esposo, encuentro que mientras más me esfuerzo para echar a un lado el yo, más experimento gozo.

Estoy muy agradecida por el tiempo que Dios me proveyó para cultivar mi relación con Cristo. ¡Esas semillas han dado fruto ahora en mi matrimonio!

No hay reglas que puedan traer gozo. Ser un seguidor de reglas traerá orgullo (“sí, ¡lo hice bien!”) o vergüenza y culpa (“¡soy un fracaso, no puedo hacer las cosas bien!”). En lugar de eso, deberías humillarte delante de Dios, someterte a Su voluntad y luego ser agradecida por las épocas de desierto y las épocas de abundancia. Cuando este es tu lente para las relaciones, aceptarás lo que venga de Su mano.

Entonces ¿qué estás esperando? De verdad, no estás esperando nada que no puedas obtener ahora. Puedes tener intimidad con Cristo y crecer en tu conocimiento y amor por Él en tu temporada actual. Siembra semillas en tu relación con Dios, porque esa búsqueda de Él no cambiará, ya sea que te cases o te quedes soltera.

Por Heather Patenaude

 

Related
5 errores que toda joven debe evitar mientras espera
Aviva Nuestros Corazones
No me casé con el hombre de mis sueños
Aviva Nuestros Corazones
¡Cuidado con la amargura en la soltería!
Aviva Nuestros Corazones
Cinco reflexiones para solteras tomadas del libro de Rut
Aviva Nuestros Corazones
Navegando una relación indefinida
Aviva Nuestros Corazones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple