;

¿Y si la fe fuese como una cápsula de café?

Description

Cuando Dios te pide que confíes en Él, tienes que tener siempre una “cápsula” de fe preparada.

Hoy quiero compartir contigo una pequeña anécdota que espero te hará sonreír. Una de mis colaboradoras es una absoluta fan del café, y en particular del café en cápsulas. Es práctico y rápido. Sólo hay que poner la cápsula en la máquina, apretar un botón, y ¡voilà!

Ella me contó una vez que un día por la mañana tuvo un despertar particularmente difícil. Entonces se levantó, puso la máquina en marcha, apretó el botón y obtuvo una gran taza… ¡de agua caliente!

Tenía todo lo que necesitaba: La cafetera, el agua caliente, corriente eléctrica... pero le faltaba la cápsula de café en el interior de la máquina.

¿Y si la fe fuese como una cápsula de café?

Cuando Dios te pide que confíes en Él, tienes que tener siempre esa “cápsula” de fe preparada. ¡Esta es la fe que demuestra que confías verdaderamente en Él, que estás dispuesto(a) a abandonar todo en Sus manos!

Es así como ocurren los milagros: cuando lo imposible está depositado en las manos de Dios, y no en las tuyas. Para ello hay que hacer un acto de fe, traer una semilla, una “cápsula”. El resto pertenece al Señor.

Jesús les respondió: “De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho” (Mateo 21:21).

¡Anímate, amigo(a) mío(a)! ¡Trae tus problemas a Dios con fe, confía en Él y míralo actuar, mira cómo se cumple el milagro!

Gracias por existir, 

Eric Célérier

 

Related
¡Menos mal que Dios no es como yo...! (Parte 1)
Wendy Bello
A Dios sí le importa
Bayless Conley
Una fe grande
Bayless Conley
¡No temas a nada!
Un Milagro Cada Día
¡Siempre serás más que vencedor!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple