Visión para Dios

Description

Si hay algo para lo que necesitamos tener una visión, es para nuestra relación con Dios.

Pasaje Bíblico: “Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí”.  Juan 15:4

Fuiste creado para pasar tiempo con Dios. Así como el deseo principal de Dios es la relación contigo, tu principal propósito en la vida es la relación con él. No hay vida aparte de él. La Biblia dice en Hechos 17:28: “En él vivimos, nos movemos y existimos”. Al buscar ser personas de visión y límites, comencemos mirando un pasaje de la Biblia en el que Jesús nos dice lo que es necesario. Lucas 10:38-42 dice:

“Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude! —Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará”.

Si me acercara a ti y te preguntara qué es lo único que es necesario, ¿cuál sería tu respuesta? Si incluso te preguntara por la única cosa que Jesús dice que es necesaria, ¿qué contestarías? Jesús destruye mi sistema de valores con dos oraciones: “Marta, Marta … estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará”. Permite que la verdad se asiente durante un minuto. Una sola cosa es necesaria. Se requiere una cosa: sentarse a los pies de Jesús. Por encima de todo lo que podría hacer por él, él quiere que me siente a sus pies. Por encima de atender a mi familia o servir a mi iglesia, quiere que me siente a sus pies.

Si hay algo para lo que necesitamos tener una visión, es para nuestra relación con Dios. ¿Diría Jesús que estás eligiendo la buena parte, o diría que estás “inquieto y preocupado”? ¿Estás gastando tu tiempo invirtiendo en lo que Jesús promete que nunca te quitarán, o estás invirtiendo tu vida en aquello que no tendrá valor más allá de tu tiempo aquí?

Si hay una cosa para la que es necesario establecer límites, es para el tiempo que pasas en comunión con el Padre. Me siento mucho más preocupado por si llego o no a trabajar a tiempo que por mi tiempo dedicado con Dios. Me siento mucho más ansioso y preocupado por mi relación con los demás que por mi relación con Jesús. Si es realmente cierto que solo se necesita una cosa, debemos luchar por esa única cosa por encima de todo lo demás. Debemos dedicarnos a sentarnos a los pies de Jesús por encima de cualquier otra actividad.

Me asombra y me bendice más allá de las palabras servir a un Dios que anhela más lo que soy que lo que puedo hacer. Me conmueve el corazón saber que, más que querer que haga algo por él, Jesús quiere que me siente con él. Recuerda que en todas las cosas lo que Dios más busca es tu corazón. Él no necesita tu servicio. Él no necesita tu dinero. Él no necesita nada en absoluto. Dios puede y logrará todo lo que se proponga cumplir. Lo que él busca es una relación vivificante y sin obstáculos contigo.

Pasa tiempo hoy haciendo lo único que es necesario: sentarse a los pies de tu amoroso Salvador.

Guía de Oración:

1. Medita en lo que Jesús dice que es necesario.

“Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará”. Lucas 10:41-42

2. ¿Sientes que has elegido la buena parte o estás ansioso y preocupado? Pasa tiempo echando una mirada honesta a tu vida. Permite que el Espíritu Santo ilumine lo que está sucediendo en tu corazón.

“Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes”. 1 Pedro 5:7

3. Tómate un tiempo para establecer límites para pasar tiempo a solas con Dios. ¿Qué es lo que invade en este momento crucial? ¿Qué tan a menudo esto toma el lugar de reunirse con Dios? ¿Por qué puede ser tan difícil luchar por el tiempo que pasamos a los pies de Jesús? Anota tus respuestas.

En Juan 15:4 Jesús dice: “Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí”. En todo lo que hacemos Dios desea que permanezcamos en él. No terminamos nuestro tiempo a solas con Dios y luego salimos al mundo sin él. Él no está contenido en un lugar o tiempo. Su presencia está en todas partes. Todo lo que hacemos es una oportunidad para relacionarnos con nuestro Padre celestial. Él anhela ayudarnos a hacer nuestro trabajo eficazmente con la unción del Espíritu. Él desea ayudarnos a amar a nuestra familia y amigos. Sentarse a los pies de Jesús no es un momento del día, es un estilo de vida. Que hoy puedas permanecer en Dios en todo lo que hagas para su gloria y tu gozo.

Lectura Complementaria: Juan 15

Por Craig Denison

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Mentalidad de derrota vs. Mentalidad de vencedor
Pastor Mao
¿Qué quieres?
Pastor Mao
Pérdida del sabor
Pastor Mao
Discernimiento y paz
Pastor Mao
Aprende a orar
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple