Victoria en Cristo

Description

En nuestras vidas perdemos muchas batallas porque aplicamos la lógica humana en las cosas espirituales.

“Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”, Éxodo 14:14

Cuando los filisteos reunieron sus tropas para pelear contra Israel, tomaron como paladín a un gigante llamado Goliat.

Al ver tan grande enemigo, el rey Saúl y todo el pueblo temieron. David, un joven pastor de ovejas, les recordó que nadie podía desafiar al Dios viviente, así que no temió en ir delante del Rey y decirle: “No desmaye el corazón de nadie a causa de él. Tu siervo irá y luchará contra ese filisteo”.

David tomó su cayado, su honda y 5 piedras y se dirigió hacia el ejército enemigo. Goliat, cuando vio que el joven se acercaba, lo tuvo en poco, sin embargo David le dijo: “Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina. Pero yo voy contra ti en el nombre de Jehovah de los Ejércitos”. David tomó una piedra y la arrojó contra el gigante hiriéndolo de muerte.

¿Te has preguntado porque David mostró tanta seguridad ante tan grande amenaza? Porque él sabía que la victoria dependía de Dios y no de él. En nuestra vida perdemos muchas batallas porque aplicamos la lógica humana en las cosas espirituales. Para vencer nuestras luchas diarias tenemos que tener ‘la mente de Cristo”, negarnos a nosotras mismas y ser solo Su instrumento.

Cuando veas gigantes delante de ti que parecen imposibles de vencer, recuerda que tienes a un Dios que no duerme y que cuida de nosotras de día y de noche.

Oración: Dios todopoderoso, gracias por cuidarme. Hazme recordar siempre que tú eres Jehová de los Ejércitos. En el nombre de Jesús, amén.

Por Jeanette Lithgow

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cuando el desánimo toca a tu puerta
Aviva Nuestros Corazones
¿A dónde vas a encontrar esperanza?
Nancy DeMoss Wolgemuth
Cuando los días son difíciles y el temor te ahoga
Wendy Bello
Desánimo: un enemigo peligroso
Wendy Bello
Promesas de bendición
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple