Ventanas de gracia

Description

Nuestras vidas deben ser balanceadas como las ventanas del templo de Salomón. Descubre cómo eran en este devocional.

“Y Salomón hizo a la casa ventanas anchas por dentro y estrechas por fuera”, 1 Reyes 6:4

Siempre me ha sorprendido el curioso diseño de las ventanas del templo que Salomón construyó para Dios: Anchas por dentro y estrechas por fuera; exótica la ingeniería divina, ¿verdad? En vez de ser rectangulares o circulares como la mayoría de las ventanas, tenían una extraña forma de embudo, amplio en principio y estrecho al final; no sé si alguna de ustedes había reparado en este pequeño detalle.

Pero como Dios nos habla de diferentes maneras en su Palabra, aun en este diseño arquitectónico hay una hermosa enseñanza que queremos compartir. Toda ventana tiene el propósito de facilitar la vista hacia adentro o hacia fuera de un lugar, además de cumplir con una función estética.

Hay algunas ventanas muy famosas en las Escrituras: Por ejemplo la del Arca de Noé, que era su único contacto con el exterior; la famosa ventana de la cual la malvada Jezabel fue arrojada como pago de Dios por el precio de sus maldades; o la ventana de la cual se desprendió Eutico, mientras Pablo disertaba largamente, muriendo al caer para luego ser resucitado.

En el diseño de estas ventanas vemos una figura maravillosa que ilustra perfectamente cómo la vida de un cristiano debe ser proyectada ante la vista de los demás. Una cristiana, como esas ventanas, debe ser ancha por dentro para permitir que toda la gracia de Dios que ha sido vertida en su corazón fluya libremente hacia el exterior como corriente de vida, de modo que otros perciban el torrente de la gloria de Dios en ella y puedan beneficiarse de esa obra maravillosa labrada en su interior por medio de su Espíritu.

Pero a la misma vez, la vida de una cristiana deber ser estrecha por fuera para impedir que todas esas influencias pecaminosas y mundanales entren a nosotras y se incuben en nuestro interior, contaminándonos y oscureciendo el trabajo del Espíritu en nuestra vida. Vidas como amplias ventanas por dentro para que muchos pueden ver desde fuera la obra transformadora de Cristo en nosotras, pero estrechas por fuera, bien selladas y guardadas, como filtros espirituales, impidiendo la entrada de pensamientos, actitudes, reacciones, hábitos y conversaciones que puedan viciar el sano aire espiritual de nuestra comunión con Dios, que es la atmósfera que cada día respiramos.

Recordemos el pensamiento central: Vidas balanceadas como las ventanas del templo de Salomón; bien anchas, abiertas de par en par y amplias por dentro para dejar que la gracia de Dios fluya; pero a la vez estrechas por fuera, quedando bien selladas y protegidas de lo impuro.

Oración: Padre ayúdame a que así sea. En el nombre de Jesús, amén.

Por Carmen García de Corniel 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Conversaciones pecaminosas
Aviva Nuestros Corazones
El hábito que hará que tu vida siempre agrade a Dios
Wendy Bello
Carne y polvo
Maestras del Bien
Divorcio del mundo
Larry Burkett
Venid pecadores, pobres y necesitados…
Ama a Dios Grandemente
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple