;

Usted es el templo de Dios (Parte 4)

Description

Jesús se deleita en unirse a nosotros por medio de la comunión.

Mi cuerpo está unido al cuerpo de Cristo

Cuando vemos personas que están haciendo el ridículo en público o haciendo algo vergonzoso o ilegal, la primera reacción es apartarnos de ellas. “¡No estoy con ellos!

Una de las cosas más maravillosas que nuestro SalvadorJesucristo hace por nosotros, es que Él decidió identificarse con nosotros. No solo asumió carne humana como la nuestra y siguió siendo Dios, sino que se deleita en unirse a nosotros y que nosotros nos unamos a Él, en alma y cuerpo.

En el sacramento de la Cena del Señor, Cristo constituyó una comunión (participación) con el pan y el vino. Luego, cuando comemos y bebemos el banquete, Él constituye una comunión con nosotros. “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?” (1 Corintios 10:16).

¡Qué gran misterio! ¡Cuán grande honor! Cada vez que usted recibe este sacramento, tiene un encuentro personal, físico, con el Hijo de Dios, que le dice una vez más que lo ama y lo perdona. Cada vez que recibe este sacramento, puede decir de nuevo: “Jesús, ¡tú no estás avergonzado de mí! En realidad tú quieres estar conmigo. Y soy uno contigo”.

Related
La Armadura de Dios: Orar en el Espíritu
Mark Jeske
El amor de Dios en los momentos de pérdida
Mark Jeske
La pasión
Mark Jeske
Los padres
Mark Jeske
El don de la paz
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple