Uno de diez

Description

¿Qué actitud tomas luego de recibir, por gracia, una bendición de parte del Señor?

“Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?”, Lucas 17:17-18

Dale Carnegie, famoso escritor norteamericano, decía que “esperar gratitud del hombre es desconocer la naturaleza humana”.

El texto de hoy recoge una escena durante el ministerio de Jesús que debería tocar las fibras más sensibles de nuestras almas. Y es el acto de ingratitud mostrado por unos leprosos, quienes habiendo rogado a nuestro Señor Jesucristo por su misericordia para la sanación de su lepra, recibieron completamente ese beneficio pero, sin embargo, en vez de regresar a donde se encontraba el Señor para adorarle y darle las gracias como muestra de su gratitud, dice la Biblia que nueve de ellos siguieron de largo, como si tal cosa.

Sólo uno de los leprosos recién sanados se devolvió y dio gracias al Señor por el milagro recibido, que por cierto curiosamente era samaritano. ¿Y qué de particular tenía el hecho de que él fuera samaritano? Que por la aversión que existía entre judíos y samaritanos, él sería el último de quien esperaríamos que mostrara algún tipo de gratitud ante el Señor por el distanciamiento racial que durante generaciones se había abierto entre ellos. Sin embargo, fue precisamente este leproso samaritano el que manifestó una actitud de agradecimiento.

Ante la actitud de los nueve restantes, Jesús reacciona y pregunta: “¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?”. En las matemáticas de Jesús, Él entendía que si 10 fueron limpiados, 10 debieron estar dando gracias y no sólo uno.

Amada hermana, ¿en qué grupo te encuentras tú? ¿Entre los 9 restantes que siguieron indiferentes su camino, sin expresar ningún tipo de agradecimiento? ¿O eres tú aquel humilde leproso que, aunque era samaritano y despreciado del resto de la sociedad, supo postrarse ante el Señor ofreciendo su agradecimiento por el beneficio recibido?

La ingratitud es algo que Dios aborrece, porque nos presume como si fuésemos dignos merecedores de Su gracia y no como simples pecadores necesitados de ella. Pablo nos advierte en Colosenses 3:15 “Sed agradecidos”.

Oración: Padre, entendemos que la exhortación de Pablo es lo que tú esperas de cada una de tus hijas y, además, es indispensable para que nos vaya bien en la carrera de la fe. Ayúdanos a recordar que toda buena dádiva procede de ti. Por Jesús te damos gracias, amén.

Por Carmen García de Corniel

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Libre (Parte 1): Es peor de lo que pensabas
Alejandro Mendoza
La clave del amor radical
John Piper
El gran intercambio
John Piper
La mejor forma de esclavitud
John Piper
Reflejo De Ti
Alex Campos
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple