Una vida mental pacífica

Description

Cuando permitimos que nuestras mentes se desvíen hacia la preocupación, la duda, el miedo, la reserva y las mentiras, es porque no confiamos en que Dios es quien dice ser.

Pasaje Bíblico: “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz”. Romanos 8:6

Tu vida mental puede ser un lugar de paz y vida o una fuente de inmensa lucha interna y desesperación. El enemigo trata de afectar a nuestros pensamientos con medias verdades y mentiras descaradas. Nuestros pensamientos son la puerta de entrada a nuestras emociones y acciones y nuestro amoroso Padre celestial anhela influir en ellos, redimirlos y renovarlos para que podamos experimentar la paz eterna.

Isaías 26:3 dice: “Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía”. ¿Deseas tener una paz perfecta? ¿Anhelas mantener tu mente en las inexpresables excelencias de Jesús? Todo comienza con la confianza. Cuando permitimos que nuestras mentes se desvíen hacia la preocupación, la duda, el miedo, la reserva y las mentiras, es porque no confiamos en que Dios es quien dice ser y que hará lo que dice que hará.

Si realmente confiáramos en Dios con respecto a nuestras relaciones, no gastaríamos tanta energía reflexionando sobre conversaciones que podrían haber sido mejores o diferentes. Si verdaderamente confiáramos en Dios como el proveedor perfecto de nuestras finanzas y posesiones, no pasaríamos tanto tiempo abrumándonos con todas las diferentes oportunidades financieras disponibles, o no disponibles, para nosotros. Si realmente confiásemos a Dios nuestro futuro, no dedicaríamos gran parte de nuestras mentes a resolver todos los escenarios que pudieran suceder. Y si realmente confiásemos en que somos amados y disfrutados, y en que a Dios le gusta cómo somos, no pasaríamos tanto tiempo pensando en formas para impresionar ciertas personas, intentando hacer reír a algunos o ganándonos el afecto de otros.

Romanos 8:6 dice: “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz”.  El lugar donde hoy pones tu mente es tu decisión. El Espíritu está completamente disponible, listo y dispuesto a guiarte hacia la alegría y la paz abundantes, y el enemigo está merodeando como un león que busca devorar tus pensamientos para que puedan generar muerte emocional e incluso física. (1 Pedro 5:8).

Hay una batalla por tus pensamientos librándose a cada momento. Pero mayor es el que está en ti que el que está en el mundo (1 Juan 4:4). Dios tiene un plan perfecto para alejarte de los pensamientos que te acosan y para acercarte a la vida y a la alegría en el Espíritu Santo. Confía en él como tu padre bueno y amoroso. Confía en que él siempre está contigo. Pon tu fe de todo corazón en él porque él es perfectamente fiel y capaz. Él tiene planes para que tengas un futuro y una esperanza increíbles si simplemente confías en él y pones la cabeza en él muy a menudo y con la mayor pasión que puedas. Que hoy puedas encontrar paz en tus pensamientos a través de una poderosa revelación del amor perdurable de Dios.

Guía de Oración:

1. Medita sobre la importancia de confiar en Dios. Permite que la Biblia despierte tu deseo de tener una vida mental pacífica.

Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía”. Isaías 26:3

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12:2

“La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz”. Romanos 8:6

2. ¿Qué pensamientos te acosan más? ¿Qué pensamientos te roban la paz que tienes a tu disposición confiando en Dios?

“Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra”. Colosenses 3:1-2

3. Confía plenamente en Dios para cualquier cosa que hoy te preocupe específicamente y recibe la paz que viene de poner tu mente en tu buen y amoroso Padre celestial.

“Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia”. Proverbios 3:5

“Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía”. Salmo 37:4-6

“El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias”. Salmo 28:7

Nuestros pensamientos son verdaderamente un indicador poderoso de nuestro nivel de confianza. Los pensamientos no se ejecutan por sí mismos: pensamos lo que pensamos por una razón. Cuando comenzamos a tomar cautivos y evaluar nuestros pensamientos, nos embarcamos en un importante proceso de renovación de nuestras mentes. Toma nota de cómo piensas. Toma nota de lo que te preocupa y lo que te trae paz y alegría. Abre tu corazón y pídele al Espíritu Santo que te ayude a renovar tu mente y confía en él para que puedas tener paz de verdad. Que tus pensamientos estén marcados por la cercanía y el amor de Jesús.

Lectura Complementaria: Salmo 37

Por Craig Denison

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El campo de batalla de tu mente
Aviva Nuestros Corazones
Jesús amó a Lázaro aunque lo dejó morir
Itiel Arroyo
Vuelve
Alex Campos
Voz de Júbilo (Parte 2): Rompiendo Cadenas
Chris Richards
Emociones
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple