;

Una unión permanente

Description

Los matrimonios que honran a Dios son faros que alumbran en medio de la oscuridad del mundo.

“Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia”, Efesios 6:24-32

¡Hasta que la muerte los separe!

Estas palabras son la mejor definición del compromiso y la unión que debe existir en el matrimonio. Génesis 2:24 y Efesios 5:31 lo expresan al unísono diciendo: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”, creando una unidad y continuidad de pensamiento en ambos testamentos.

Estos versículos no solo remarcan dos veces la unidad, sino que expresan el grado y profundidad de la unión diciendo: "una sola carne". Esto, porque la pareja pasa de una relación plural a una singular.

Es solo mediante la unidad del matrimonio que como faro podemos expresar la relación y la unión tan íntima y maravillosa que existe entre Cristo y Su iglesia. Nuestro mundo necesita con urgencia que este faro, la unión matrimonial, se mantenga y alumbre en lugares oscuros.

Amadas, en tiempos donde reina el divorcio y las relaciones libres, es preciso que como Maestras del Bien instruyamos a las más jóvenes sobre la necesidad y el valor del matrimonio para la familia, la iglesia y la sociedad.

Oración: Señor, ayúdanos a rescatar y devolverle el valor y la santidad al matrimonio. Gracias por aquellas que, a pesar de las aguas tempestuosas, aun permanecen unidas a su esposo. Ayúdalas. En el nombre de Jesús, Amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Amor comienza con "ser"
Wendy Bello
El calibre del amor de Dios
Dr. Jorge H. López
5 razones de la femineidad
Violeta Guerra
Una idea maravillosa
Maestras del Bien
Un líder servicial
Ministerios Nuestro Pan Diario
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple