Una cosa a la vez

00:00

Description

Enfocarnos en una sola cosa es lo más sencillo e inteligente que podemos hacer para impulsarnos al éxito que estamos buscando.

“Había un hombre importante llamado Quis, de la tribu de Benjamín. Quis era hijo de Abiel, hijo de Zeror, hijo de Becorat, hijo de Afía, descendiente de Benjamín. Quis tenía un hijo llamado Saúl, quien era bien parecido y apuesto como ningún otro joven israelita. También era el más alto. Un día, los asnos de Quis se extraviaron, así que Quis le dijo a Saúl: «Toma a uno de los siervos y ve a buscar los asnos». Y Saúl se fue a buscarlos. Caminó por las colinas de Efraín y por la región de Salisá, pero como Saúl y el siervo no pudieron encontrarlos, se fueron a la región de Salín. Tampoco los encontraron allí, así que pasaron por la tierra de Benjamín, pero tampoco allí encontraron los asnos. Finalmente, cuando llegaron al pueblo de Zuf, Saúl le dijo al siervo: —Regresemos, pues mi papá empezará a preocuparse por nosotros en vez de por los asnos. Pero el siervo contestó: —En el pueblo hay un hombre de Dios a quien la gente respeta. Todo lo que él dice se cumple. Vayamos al pueblo, tal vez ese hombre nos diga a dónde ir. Saúl le dijo a su siervo:  Podemos ir, pero ¿qué le daríamos a ese hombre? No tenemos ningún regalo para darle, ni comida en nuestras bolsas. ¿Qué le daríamos? El siervo le respondió: —Mira, aquí tengo algo de dinero. Si se lo damos al hombre, nos dirá a dónde ir. En la antigüedad los israelitas llamaban vidente a los profetas. Así que si querían pedirle algo a Dios, decían: «Vamos a ver al vidente». Saúl le dijo a su siervo: —¡Buena idea! ¡Vamos! Y se fueron al pueblo donde estaba el hombre de Dios.” – 1 Samuel 9: 1-10 PDT

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que si nos dedicáramos a buscar qué hay detrás de cada historia exitosa, descubriríamos que lo característico en todas es que se trabaja detrás de una idea.

1. Un hombre llamado Vince Lombardi alguna vez dijo: “El éxito exige un propósito único”. Enfocarnos en una sola cosa es lo más sencillo e inteligente que podemos hacer para impulsarnos al éxito que estamos buscando.

2. A Saúl le fue delegada una tarea por su padre: encontrar las burras que se le habían perdido. Este hombre buscó con intensidad, pero sin éxito alguno; sin embargo, no estaba dispuesto a regresar a casa sin cumplir el encargo. Lo que Saúl jamás se imaginó fue que detrás de esa perdida y de esa búsqueda Dios estaba involucrado.

3. Cuando nos enfocamos en Dios y en la búsqueda de su plan, él nos encontrará y nos enfocará de manera gradual. Dejaremos de apuntarle a todo y comenzaremos por afianzar lo que Dios nos está entregando.

4. Aunque Saúl ignoraba que Dios lo estaba buscando, el Señor había puesto sus ojos en él. De la misma manera ocurre con nosotros hoy: Dios busca el pretexto para encontrarnos mientras nosotros buscamos de manera enfocada una sola cosa.

5. Cuando nos enfocamos aprendemos a simplificar, nos convertimos en personas mucho más prácticas, menos complicadas y con mejores resultados.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El orden correcto
Pastor Mao
Sin condiciones
Pastor Mao
Cuando llegue el tiempo
Pastor Mao
Corazones sinceros
Pastor Mao
Viviendo tu propósito
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple