Una barrera para escuchar a Dios es la resistencia

Description

Si crees que Dios no puede o no va a hablarte, ¿adivina qué? Él no lo hará.

“Un agricultor salió a sembrar. A medida que esparcía las semillas por el campo, algunas cayeron sobre el camino, donde las pisotearon y los pájaros se las comieron”, Lucas 8:5 (NTV). 

Si quieres escuchar a Dios hablar, primero debes cultivar una mente abierta. 

¿Qué significa eso? Significa que tienes que ser receptivo. Tienes que estar dispuesto. Tienes que estar abierto. Tienes que estar listo. 

La barrera principal para poder escuchar a Dios es la Resistencia. Muchas personas están cerradas a la posibilidad de que Dios puede hablarles. Si crees que Dios no puede o no va a hablarte, ¿adivina qué? Él no lo hará. 

Jesús habló acerca de este tipo de campo -el camino- en Lucas 8:5: “Un agricultor salió a sembrar. A medida que esparcía las semillas por el campo, algunas cayeron sobre el camino, donde las pisotearon y los pájaros se las comieron”

Como trabajadores, al caminar en el campo entre cada fila, vas a pisotear ese camino. El campo se vuelve compacto y se hace muy duro. Si la semilla está sobre esa tierra en el campo, no hay manera de que brote. No va a echar raíces. Solamente estará tirada en el suelo hasta que un pájaro llegue y se la coma. 

Jesús lo explicó en el verso 12, “Las semillas que cayeron en el camino representan a los que oyen el mensaje, pero viene el diablo, se lo quita del corazón e impide que crean y sean salvos”. 

Hay dos características de un camino: está endurecido y es estrecho. ¿Conoces alguna mente así? Conozco muchas personas que tienen la mente cerrada, un corazón endurecido y una visión estrecha de la vida. Ni siquiera le dan una oportunidad a Dios. Sus mentes están estructuradas, no están dispuestos a escuchar. 

La tragedia de una mente cerrada y un corazón endurecido es que es estéril. Nada puede crecer ahí. Nada puede vivir ahí. Incluso, si una pequeña semilla llega a caer en una mente cerrada o en un corazón endurecido, no podrá echar raíces. Las personas que tienen una mente cerrada realmente no viven, sólo existen. Porque una vida amargada es una vida desperdiciada. ¡Solamente permanece el dolor! 

Entonces, ¿cómo debes responder a esto? La Biblia dice, “Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma”, Santiago 1:21 (NTV). 

Lo contrario a una mente cerrada es una mente abierta. Necesitas decirle a Dios: “No puedo hacerlo yo solo. Las formas que he estado intentando no han funcionado. Así que voy a escucharte y voy a abrir mi corazón y mente a tus posibilidades. ¡Dios, creo en ti y quiero escucharte!”.


Reflexiona sobre esto: 

  • ¿Qué significa cultivar algo? ¿Cómo se aplica esto al tener una mente abierta?
  • ¿Cómo has rechazado la Palabra de Dios que ha sido plantada en tu corazón?
  • ¿Cuáles son tus expectativas cuando estás esperando escuchar a Dios?


Para más recursos en español de Esperanza Diaria, haz clic aquí. 

Este devocional ©2016 por Rick Warren. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La verdad acerca de la sombras
Pastor Rick Warren
La prisa es una barrera para escuchar a Dios
Pastor Rick Warren
En busca de sabiduría
Dr. Charles Stanley
¿Cómo puedes conocer la voluntad de Dios?
Pastor Rick Warren
En vez de seguir corriendo… ¡siéntate!
Héctor Teme
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple