Un tiempo glorioso

Description

En medio de nuestros problemas cotidianos, Dios nos invita hoy a ver la dimensión gloriosa de la esperanza.

“Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada”, Malaquías 4:2

En este escrito con preguntas y respuestas, Dios descubre el pecado de los hombres para dejar al final del mensaje una palabra de esperanza. Dios advierte que va a intervenir en la historia humana. La paciencia divina está dando oportunidad al mundo para que haga un alto en su camino y se vuelva a Él.

Sin embargo, la rebeldía contra Dios y la arrogancia humana es el modo de vida que concurre en nuestra sociedad. Como dice el salmista: “¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas” (Salmo 2:1-2).

No es necesaria ninguna consideración para entender esto. El mundo entero se ufana en echar a Dios fuera de la vida cotidiana. Naciones antes respetuosas de Dios y de su Palabra, son ahora enemigas de la moral y transgresoras de Su voluntad. La Biblia está siendo cuestionada en nuestra sociedad e incluso prohibida en muchos lugares de formación.

Las consecuencias son graves pero evidentes. Conflictos entre países están al orden del día. La moral permisiva trae enfermedades que están acabando con la vida de miles de personas. La violencia desencadenada se hace presente en nuestra sociedad. Los hogares se destruyen. La economía se resiente y centenares de niños mueren cada día por falta de alimento, cuando en países del llamado primer mundo se arrojan a diario toneladas de alimentos a la basura.

Para muchos Dios no existe porque no interviene para poner orden en todo esto. Sin embargo, el versículo abre una puerta de esperanza. Es para los “que teméis mi nombre”. El Señor intervendrá para limpiar la tierra y establecer Su reino de paz. Cuando los ejércitos de las naciones se reúnan capitaneados por el hombre de pecado con la intención de luchar contra Dios, el Rey de reyes y Señor de señores descenderá del cielo y todas las fuerzas de oposición contra Él serán destruidas con el resplandor de Su venida (2 Tesalonicenses 2:8).

El descenso del Señor a la tierra traerá consigo la sujeción de Satanás y el establecimiento del Reino de Dios. Será un largo tiempo de paz donde no habrá guerras; un tiempo de gozo por la acción libre del Espíritu; una época de santidad donde los hombres vivirán conforme a Dios; un tiempo de sanidad donde la enfermedad no existirá y toda deformidad será corregida; un período en donde la longevidad será restaurada.

Pero será también la gran época del consuelo, donde el Rey ministrará a toda necesidad del hombre y el Gran Consolador actuará aplicando la gracia sin medida a cada uno. Dios nos invita hoy, en medio de nuestros problemas cotidianos, a ver la dimensión gloriosa de la esperanza, porque antes que todo eso ocurra los creyentes seremos recogidos para estar para siempre con Jesús. Él dice: “ciertamente vengo en breve”.

Oración: Padre, en respuesta nosotros decimos: Amén, sí, ven Señor Jesús.

Por Samuel Pérez Millos

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La fe no es negar la realidad
Pastor Rick Warren
¿De verdad Cristo lo vale?
John Piper
Cuando la vida nos hace sentir impotentes
Wendy Bello
¿Te acercas a Él en las tribulaciones? (Parte 2)
Cathy Scheraldi de Núñez
Un arma espiritual
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple