;

Un televisor

Description

Identifiquemos lo que nos roba la atención y pongámoslo en el lugar correcto.

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre”, Salmos 127:3

Hace años leí en un periódico la “sorprendente” oración de un niño. El niño pedía ser transformado en un televisor para ser el rey de la casa, el centro de atención, el que ocupara el mejor lugar y que todas las miradas se dirigieran hacia él.

Quería ser un televisor para ser el mejor amigo de sus padres, el héroe favorito, el que influyera en sus vidas y les mostrara más la paz que la violencia.

Quería ser un televisor para estar apagado durante las crisis energéticas y ver cómo sus padres se comunicaran más, ya que no oyen su voz ni ven la imagen que transmite.

¿Serán estos los mismos deseos de tus hijos?  Dedícales tiempo, muéstrales que son importantes, que los amas, que no te estorban y que son un regalo maravilloso de Dios. El Salmo 127:3 nos recuerda que la "herencia de Jehová son los hijos".

Amadas, identifiquemos lo que nos roba la atención y pongámoslo en el lugar correcto. Criar hijos alegres y sanos, física, emocional y espiritualmente, es la labor fundamental de una madre responsable y Maestra del Bien.

Oración: Padre, ¿que sería de nosotras si tuviéramos que orar como ese niño? Gracias por demostrarnos por todos los medios que somos la niña de tus ojos. Que puedas captar nuestra atención cada día y seas tú nuestro televisor. En el nombre de Jesús, Amén.

Related
Hasta en las peores familias
Alejandro Mendoza
Familia del Futuro (Parte 4): Reparando
Lauro de la Garza
La familia (Parte 3): La familia actual
Guillermo y Milagros Aguayo
La costumbre de ser responsables
Sixto Porras
Cuando no hay afecto
Sixto Porras
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple