Un mal negocio

Description

De nada sirve buscar la riqueza y el bienestar en malos caminos si al hacerlo se arriesga el alma.

Porque ¿de qué le sirve a uno ganarse todo el mundo, si pierde su alma? ¿O qué puede dar uno a cambio de su alma? – Mateo 16:26

Hay cosas en la vida que son un mal negocio.

Eso es lo que Jesús estaba diciendo en el texto que usamos para la devoción de hoy. Él quería que sus seguidores supieran que, si se esforzaban por acumular todos los bienes posibles en esta tierra, pero en el proceso perdían la vida, estaban haciendo un mal negocio.

En eso pensé cuando leí un artículo de la CNN sobre el robo de cobre en este país. La historia hablaba de cómo alguien había robado cables de cobre, avaluados en $100, de un campo de deportes para niños en el condado de Gwinnett, Georgia.

Para reparar el daño causado por ese robo, se necesitan $8,500. No sólo eso, sino que todos los partidos de fútbol que se juegan a la noche tuvieron que ser trasladados temporalmente a Tucker, una ciudad cercana.

Esos arreglos parecían marchar bastante bien hasta que alguien, quizás la misma persona, robó los cables de cobre de las canchas de fútbol de Tucker.

¿Incidentes aislados? Lamentablemente no. Ladrones de cobre fueron los culpables de que pacientes con cáncer no pudieran recibir sus tratamientos de radiación en una clínica en Vista, California, y también ladrones de cobre dejaron un vecindario entero de Ohio sin electricidad.

La policía dice que la mayoría de estos robos están relacionados con drogas. Jesús dice: ¿De qué le sirve al hombre poder robar todo el cobre del mundo, si pierde su vida? La respuesta a la pregunta de Jesús es obvia: tal persona no gana nada, sino que pierde mucho. Ha hecho un mal negocio.

Aún así, las noticias están llenas de personas que sacrifican sus almas por involucrarse en malos negocios. Las drogas, el juego, la pornografía, el poder, la ambición y un montón de cosas más que producen un placer pasajero, todos prometen mucho. Prometen mucho, pero dan poco, pues son malos negocios.

En contraste con los negocios malos del mundo, los seguidores de Jesús han sido encomendados la tarea de compartir la historia de salvación del Salvador con un mundo pecador y moribundo. Y no estamos hablando de hacer un `buen negocio`. Estamos hablando del regalo de amor de Dios que viene a nosotros desde el pesebre de Belén, de la cruz de Jerusalén y de la tumba prestada y vacía.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias por darme perdón y paz, y por abrirme el cielo. Haz que, junto con todos tus seguidores, seamos testigos fieles tuyos para que más y más personas se aparten de los "malos negocios" que ofrece este mundo y se acerquen a ti. En tu nombre. Amén.

Por: Pastor Ken Klaus

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La lucha con la tentación
Dr. Charles Stanley
El proceso de la tentación
Dr. Charles Stanley
En el principio (Parte 3)
Enrique Bremer
Así lo veo yo (Parte 2): De un rey a otro
Alejandro Mendoza
Tratando con el pecado
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple