Un hogar celestial: Lugar de paz

Description

Nuestras casas deben ser un refugio ante los problemas de un mundo cruel y no un campo de batalla más.

¡El cielo es un lugar de Paz! 

Allí descansaremos de todos nuestros trabajos (Apocalipsis 14:13), alabaremos por siempre al Señor (Apocalipsis 4:8), y se secará toda lágrima de nuestros ojos (Apocalipsis 21:4). Saber esto constituye en sí un gran alivio. ¿Quién no desearía vivir en un lugar así? Pero cabe hacer ahora una pregunta importante… ¿Es el ambiente de nuestro hogar parecido a este? ¿Existe paz o tenemos una constante guerra, pelea y gritería? ¿Es el lugar donde desean volver todos los que de ella salen?

Lastimosamente algunas de las palabras más duras, hostiles e hirientes han sido dichas en el lugar que Dios propuso que fuera nuestro remanso de paz: nuestro hogar. Jesús dijo: “en el mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33), pero mediante Su muerte y resurrección nos ha garantizado que, en contraparte, en la mansión celestial habrá una eterna paz, "porque las primeras cosas habrán pasado y ya no habrá más muerte, ni llanto, ni clamor, ni dolor ", (Apocalipsis 21:4).

De igual manera, el hogar terrenal debe ser nuestro refugio de las inclemencias y tempestades de la vida y el mundo cruel. En él, lejos de agravar, debemos recibir y sanar a los quebrantados de corazón (Salmo 147:3) y vendar sus heridas con aceite y vino (Lucas 10:34).

Nosotras, como mujeres de Dios, somos el termostato que regula, mide y establece el clima emocional y espiritual de nuestros hogares. Allí establecemos los estándares y parámetros de espiritualidad y buena conducta de los miembros de nuestro pequeño reino, para asegurar un ambiente de amor y paz. Todos necesitamos estructura, límites y dirección sabia que dirija el cauce de nuestras frustraciones, dolencias, amarguras y temores, así como el de nuestros amados.

Procuremos la paz de nuestros hogares estableciendo reglas, expectativas, enseñanzas y sana disciplina (Hebreos 12:11), que permita que el amor y la voluntad de Dios fluya y que cada miembro de él sea bendecido y desee permanecer allí… desde los hijos hasta el cónyuge.

Propongámonos hacer de nuestra casa terrenal “un hogar celestial”. Un lugar lleno de paz, en donde el cielo haya bajado y Dios se pasee entre sus habitantes al aire del día. En gran parte depende de nosotras. ¡Que gran privilegio!

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Llenando la tierra de Su gloria
Aviva Nuestros Corazones
La Comunicación en la Familia
Frank López
Un hogar celestial: Lugar de gozo
Violeta Guerra
Contratiempos…
Maestras del Bien
¿Hogar perfecto?
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple