;

Un esposo como papá

Description

Llegamos a parecernos tanto a quienes admiramos, que deseamos tener a nuestro lado a alguien como ellos.

Conocí una joven llena de vitalidad, belleza y una agradable presencia. Con gran alegría compartía sus sueños y proyectos.

De repente, y en una intensa conversación entre varios jóvenes, ella expresó que no tenía novio porque su prioridad en ese momento era terminar su carrera y consideraba que no quería caer en la ansiedad de querer tener novio en ese momento.

Su rostro brillaba de alegría y de ilusión por la vida, tenía grandes deseos de vivir, podía expresarse con libertad y soltura, sus ojos expresaban honestidad, quietud y una gran capacidad de amar. Sencillamente ella no tenía urgencia de apresurar acontecimientos en su vida, se podía notar que tenía un gran amor propio, una buena autoestima, y mucho amor y respeto por sus padres.

La conversación transcurrió entre preguntas y respuestas, y de pronto, un comentario de su parte me impresionó profundamente: “Yo quisiera…” argumentó, “casarme con un hombre que fuera como mi papá, y cuando lo elija no tomaría ninguna decisión sin la bendición de ellos”, y señaló a su madre con una sonrisa y gran satisfacción.

La expresión no era porque estaba su mamá presente, no era para congraciarse conmigo, ni tampoco para impresionar a nadie, realmente no tenía el motivo de hacer quedar bien a su padre. Sencillamente era Marcela, una joven de 20 años deseosa de vivir la vida, porque sabe quién es y qué anhela en el futuro.

Es de esas expresiones que dejan a todos sin aliento y creo que el mismo cielo se detiene a escucharlas.

Era la expresión de una soñadora que deseaba vivir la vida intensamente y tener éxito en todo lo que se emprendiera. Marcela lo dijo tan natural y convencida de lo que pensaba, que no había más que añadir.

Creo que nos llegamos a parecer tanto a quienes admiramos, que deseamos tener a nuestro lado a alguien como ellos. 

Los sueños, las convicciones y los valores que hemos adoptado como propios, son la plataforma sobre la cual construimos nuestro futuro y los rieles que conducen nuestro caminar.

Hoy más que nunca necesitamos familias que inspiren, padres valientes que a pesar de sus errores, animen a sus hijos a hacer cosas mejores. Hoy necesitamos jóvenes que sueñen con integrar una familia, en la que se superen los errores del pasado y perdonen a quienes les lastimaron. Necesitamos jóvenes que crean en la familia, el amor, el respeto, el diálogo y la comprensión.

Las mejores historias las escriben personas que se dejan inspirar por sus sueños y están dispuestas a pagar el precio de perseverar por ellos.

 

Related
La vida
Sixto Porras
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
Promesas rotas
Sixto Porras
Miedos
Sixto Porras
La Mejor Inversión (Parte 4): La Familia
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple