;

Un Dios que da el Reino

Description

Cuando la preocupación rodee nuestras vidas, recordemos que el Dios de la vida sigue en control.

Después, Jesús dijo a sus discípulos: «Por eso les digo que no se preocupen por su vida ni por lo que han de comer, ni por su cuerpo ni por lo que han de vestir. La vida es más que la comida, y el cuerpo es más que el vestido. Fíjense en los cuervos: no siembran, ni siegan; no tienen almacenes ni bodegas, y no obstante Dios los alimenta. ¿Acaso no valen ustedes mucho más que las aves? ¿Quién de ustedes, por mucho que lo intente, puede añadir medio metro a su estatura? Pues si ustedes no pueden hacer ni lo más pequeño, ¿por qué se preocupan por lo demás? Fíjense en los lirios, cómo crecen, y no trabajan ni hilan; pero yo les digo que ni Salomón, con todas sus riquezas, llegó a vestirse como uno de ellos. Y si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana es echada al horno, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! Así que no se preocupen ni se angustien por lo que han de comer, ni por lo que han de beber. Todo esto lo busca la gente de este mundo, pero el Padre sabe que ustedes tienen necesidad de estas cosas. Busquen ustedes el reino de Dios, y todas estas cosas les serán añadidas. Ustedes son un rebaño pequeño. Pero no tengan miedo, porque su Padre ha decidido darles el reino. Vendan lo que ahora tienen, y denlo como limosna. Consíganse bolsas que no se hagan viejas, y háganse en los cielos un tesoro que no se agote. Allí no entran los ladrones, ni carcome la polilla. Porque donde ustedes tengan su tesoro, allí también estará su corazón.» – Lucas 12:22-34

Mientras escribo esto, la catedral de Notre Dame se está quemando.

La gente en mi oficina está susurrando y llorando. Parece imposible que algo tan hermoso, tan famoso, tan antiguo, sea destruido. La primera piedra fue colocada en 1160. Ocho siglos de belleza desaparecieron en un día, no es de extrañar que estemos conmovidos. Esto nos hace recordar nuestra propia mortalidad: nosotros también tenemos un límite de tiempo. Nosotros también debemos morir.

En este contexto, es extraño escuchar a Jesús diciendo: “Por eso les digo que no se preocupen por su vida ni por lo que han de comer, ni por su cuerpo ni por lo que han de vestir”. ¿Preocupados? Sí, ¡estamos preocupados! Nos preocupamos por nuestros hijos, nuestro trabajo, nuestra salud. Nos preocupamos cuando nuestro cónyuge está enojado, cuando se acerca una elección, cuando recibimos una factura importante en el correo. Nuestro mundo se está consumiendo constantemente. ¿Quién nos puede ayudar?

En contraposición con todo esto, Jesús dice: “Así que no se preocupen ni se angustien… Todo esto lo busca la gente de este mundo, pero el Padre sabe que ustedes tienen necesidad de estas cosas. Busquen ustedes el reino de Dios, y todas estas cosas les serán añadidas. Ustedes son un rebaño pequeño. Pero no tengan miedo, porque su Padre ha decidido darles el reino".

La catedral puede estar ardiendo, pero el Señor de la catedral todavía está con nosotros. Nuestra vida puede estar llena de estrés, pero Jesús está con nosotros como siempre lo ha estado: caminando a nuestro lado, sosteniéndonos en sus manos, manteniéndonos bajo su cuidado. Nada puede separarnos del amor de Dios. Nada, ni siquiera la muerte—la muerte en una cruz—puede impedir que Jesús permanezca con aquellos a quienes vino a salvar. Él ha resucitado de entre los muertos y promete estar con nosotros para siempre. Él nunca nos dejará solos, ni en esta vida ni en la venidera.

ORACIÓN: Amado Padre, cuando nos angustiamos, ayúdanos a confiar en tu hijo Jesús, que siempre está con nosotros. En su Nombre. Amén.

Para reflexionar:

1. ¿Qué es lo que más te preocupa en la vida?

2. ¿Qué puedes hacer para “buscar primero su reino” en tu vida?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Ganando la guerra en tu interior
Pastor Rick Warren
Luchando con la Palabra
John Piper
Al Taller Del Maestro
Alex Campos
¡No temas a nada!
Un Milagro Cada Día
¿Estás en medio de la prueba?
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple