;

Un amor que trasciende

00:00

Description

¿Vale la pena amar lo que no permanece?

“No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el mundo —los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida— proviene del Padre, sino del mundo. El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre." (1 Juan 2: 15 – 17 NVI)

"Entonces dijo: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo he de partir. El Señor ha dado; el Señor ha quitado. ¡Bendito sea el nombre del Señor!»" (Job 1:21 NVI)

“El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1 Juan 2: 17 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en que la tendencia natural del ser humano es que todo lo que hagamos permanezca en el tiempo, incluyendo lo familiar, lo laboral, lo financiero y lo espiritual.

1. Cuando lo que hacemos trasciende la vida cobra un sentido generacional, comenzamos a movernos y comportarnos viniendo desde el futuro. No debemos ignorar que el amor juega un papel importante, prioritario y protagónico en el camino de la construcción de nuestro destino.

2. LOVE está compuesto por cuatro acciones poderosas que nos abren un camino especial para ir por más y llegar al lugar que Dios tiene preparado para cada uno. Cuatro acciones poderosas que nos hacen vivir de manera práctica las bendiciones de Dios y experimentar el cumplimiento de sus promesas.

3. Si el texto de la carta de Juan comienza diciendo “no amen”, es porque nosotros elegimos qué amar. Podemos amar lo pasajero, lo que hoy está y mañana no, pero ¿vale la pena amar lo que no permanece, lo que solo mueve los deseos más superficiales?

4. Hay dos lugares donde podemos poner el amor: el mundo o el Padre. Juan nos dice algo que él identificó en este mundo: intenso deseo por el placer físico, deseo insaciable por todo lo que vemos y orgullo de nuestros logros y posesiones.

5. Los seres humanos tenemos un amor que solo nos alcanza para amar lo que nos satisface, lo que vemos, nuestros logros y lo que nos produce placer. Ese es un nivel de amor superficial, que no puede ir mas allá de sus sentidos.

Related
Un Dios de amor
Dr. Charles Stanley
Lo que te hace feliz (Parte 2): Planea para ello
Juan Vereecken
Lo que te hace feliz (Parte 3): Paz con Dios
Alejandro Mendoza
El oprobio triunfante de la cruz
John Piper
Características y atributos del Hijo
Rey Matos
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple