;

Tristeza y soledad

Description

El dolor casi siempre nos hace pensar que nadie entiende lo que estamos sintiendo. Pero hay uno que sí lo entiende a plenitud.

¿Alguna vez ha recibido "la mirada"? Después de haber pasado por una dificultad, es común encontrarse con personas que nos preguntan “¿Y cómo estás?”. Tal vez en esos casos usted desea expresar toda su frustración, pero al final no quiere sobrecargar a nadie; tal vez no quiere gemir ni parecer negativo u obsesionado con sus problemas, por lo que mejor responde con una mentira y dice: "Bien".

¿Y sabe qué es aun peor? A muchas personas que han sido duramente golpeadas por un desastre no les gusta que los visiten; tal vez tengan buenas intenciones, pero muchas veces dicen cosas estúpidas como “Sé cómo te sientes”. Es ahí cuando usted quiere contestarles con enojo: “¡Usted no tiene ni idea de cómo me siento!”

¿Ha hallado el alivio y el consuelo que vienen de compartir sus cargas con Jesús? En realidad, él sí sabe cómo se siente usted. Isaías dice de nuestro sufriente Salvador: “Los hombres lo despreciaban y lo rechazaban. Era un hombre lleno de dolor, acostumbrado al sufrimiento” (Isaías 53:3).

Los altibajos emocionales que se producen en la lucha con el dolor pueden hacer que uno se quiera aislar. Pero cuando usted es considerado como amigo por un sufrido compañero llamado Jesús, cuyo corazón sufre con usted y por usted, entonces va a tener mucha más paciencia con las personas que lo rodean.

Related
Cómo caminar por los valles de oscuridad
Dr. Charles Stanley
Crucemos al otro lado
CALVARY:enEspañol
Cuando dependemos de Dios
Alejandro Escobedo
Cuán Grande Es Él (How Great Thou Art)
Su Presencia
Jesús tiene Sus brazos abiertos para ti
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple