Transformados por la oración

Description

Si quieres ver un cambio en tu familia, empieza por hablar con Dios al respecto.

“Orad sin cesar”, 1 Tesalonicenses 5:17

Nada hay más importante para una mujer que orar por sus hijos y su esposo. Y no hay nada que tenga mayor poder de transformación que hablar con Dios. Hacerlo no requiere de una fórmula especial, sino de persistencia ante el trono de Dios y consistencia en lo que perseguimos.

Una buena práctica es hacer una lista con los nombres de cada integrante del hogar y los motivos por los cuales se va a orar por ellos. Mientras lo hacemos debemos pedir fortaleza, porque seremos probadas en nuestra fidelidad a Dios, así como nuestra paciencia, dominio propio, sabiduría y amor.

Los hijos son los peores jueces de los padres pues ven cada acción que hacemos; y como dijo Jesús: no hay profeta sin honra, sino en su propia tierra. Por ello debemos ser ejemplos consistentes y perseverantes en la enseñanza que se imparte a los hijos, así como en nuestra oración. Para ello:

1 - Establece los propósitos por los cuales vas a orar por cada uno de tus hijos en cada esfera de su vida; estudios, comportamiento, amistades, noviazgo, crecimiento espiritual, etc. Lo mismo por tu esposo.

2 - Escribe las metas y objetivos que quisieras ver en tu vida y la de ellos: a corto, mediano y largo plazo.

3 - Busca tu Biblia y toma un tiempo para poner en oración cada uno de los propósitos que te has trazado. Busca versículos que te ayuden en tus propósitos. Recuerda como dice la Biblia: Cumplir lo que prometes -así sea disciplina o recompensa- pues mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.

Implementar lo que te propones en tu hogar requiere de mucha oración, esfuerzo, dedicación y planificación. Haz todo lo que esté en tus manos para establecer prioridades y mejorar o cambiar lo que sea necesario en tu vida. Trázate metas y objetivos concretos teniendo siempre en cuenta que la agenda y planes de Dios no siempre coinciden con los nuestros, no obstante Él nos respalda y da lo que es mejor. Al final de cuentas, si permaneces fiel, notarás que tu labor no ha sido en vano.

Oración: Señor, fortalece a la mujer en la importante tarea de criar hijos y ser corona de su marido. Ruego que la guíes y ayudes a formar un hogar para la gloria de Dios y bendición de la sociedad. Por Cristo Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Intercesión
Aviva Nuestros Corazones
Conocer a Dios
Nancy DeMoss Wolgemuth
Desafío a dar gracias (Día 2)
Wendy Bello
Siguiendo a Jesús
Maestras del Bien
Siete días de oración y ayuno por nuestro matrimonio
Edurne Mencía
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple