;

Transformados por la oración

Description

Si quieres ver un cambio en tu familia, empieza por hablar con Dios al respecto.

“Orad sin cesar”, 1 Tesalonicenses 5:17

Nada hay más importante para una mujer que orar por sus hijos y su esposo. Y no hay nada que tenga mayor poder de transformación que hablar con Dios. Hacerlo no requiere de una fórmula especial, sino de persistencia ante el trono de Dios y consistencia en lo que perseguimos.

Una buena práctica es hacer una lista con los nombres de cada integrante del hogar y los motivos por los cuales se va a orar por ellos. Mientras lo hacemos debemos pedir fortaleza, porque seremos probadas en nuestra fidelidad a Dios, así como nuestra paciencia, dominio propio, sabiduría y amor.

Los hijos son los peores jueces de los padres pues ven cada acción que hacemos; y como dijo Jesús: no hay profeta sin honra, sino en su propia tierra. Por ello debemos ser ejemplos consistentes y perseverantes en la enseñanza que se imparte a los hijos, así como en nuestra oración. Para ello:

1 - Establece los propósitos por los cuales vas a orar por cada uno de tus hijos en cada esfera de su vida; estudios, comportamiento, amistades, noviazgo, crecimiento espiritual, etc. Lo mismo por tu esposo.

2 - Escribe las metas y objetivos que quisieras ver en tu vida y la de ellos: a corto, mediano y largo plazo.

3 - Busca tu Biblia y toma un tiempo para poner en oración cada uno de los propósitos que te has trazado. Busca versículos que te ayuden en tus propósitos. Recuerda como dice la Biblia: Cumplir lo que prometes -así sea disciplina o recompensa- pues mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.

Implementar lo que te propones en tu hogar requiere de mucha oración, esfuerzo, dedicación y planificación. Haz todo lo que esté en tus manos para establecer prioridades y mejorar o cambiar lo que sea necesario en tu vida. Trázate metas y objetivos concretos teniendo siempre en cuenta que la agenda y planes de Dios no siempre coinciden con los nuestros, no obstante Él nos respalda y da lo que es mejor. Al final de cuentas, si permaneces fiel, notarás que tu labor no ha sido en vano.

Oración: Señor, fortalece a la mujer en la importante tarea de criar hijos y ser corona de su marido. Ruego que la guíes y ayudes a formar un hogar para la gloria de Dios y bendición de la sociedad. Por Cristo Jesús, amén.

Related
Intercesión
Aviva Nuestros Corazones
La voz acusadora en mi cabeza
Paula Hendricks
Desafío a dar gracias (Día 1)
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 2)
Wendy Bello
Siete días de oración y ayuno por nuestro matrimonio
Edurne Mencía
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple