Tomando decisiones

Description

Cuando Dios tiene un plan para nosotros, lo va a cumplir aún a pesar de nuestra oposición.

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento”, Proverbios 3:5

Alguien dijo que toda gran decisión implica una gran pérdida. Yo creo que no se equivocó esa persona, puesto que al elegir una cosa siempre estamos renunciando a alguna otra. Esto me trae a la memoria aquel momento cuando, en medio de una conferencia para mujeres, escuché la voz del Señor diciéndome que debía dejar el trabajo que tenía entonces ya que éste me apartaba muchas horas de mi hogar y de mis deberes como madre y ama de casa.

Sentí un gran alivio porque habíamos estado orando por sabiduría sobre este tema, así que mi esposo y yo nos reunimos con nuestro pastor, quien recibió con beneplácito la noticia. Dios había hablado, nosotros dos estábamos de acuerdo y nuestro pastor nos había confirmado, solo faltaba esperar la fecha señalada para poner mi renuncia.

Conforme fueron pasando los días, comenzamos a pensar en los efectos que esta decisión tendría sobre nuestras finanzas y poco a poco nos íbamos acobardando, al grado que evitábamos al pastor cuando nos preguntaba sobre este tema. Finalmente fuimos vencidos por nuestra falta de fe y decidimos que yo permanecería en mi empleo. ¡Cuánto lamentaríamos esta decisión! El Señor, quien nos había hablado claramente, empezó a cerrar la puerta y levantó a Faraón en aquel lugar para mí.

Las rutas de trabajo me fueron totalmente cambiadas, lo que empeoraba mi situación. Tuve dificultades serias con algunos subalternos y viví momentos que jamás imaginé viviría en aquel lugar donde antes reinaba un ambiente cálido y agradable para mí. Finalmente nos cansamos de pelear con Dios y renuncié a mi empleo dos meses después de lo que Dios había mandado, quedándonos un triste recuerdo de nuestra desobediencia.

Ciertamente vimos que Dios estuvo con nosotros cuando la economía nos golpeó y abrió puerta. Vimos su misericordia abundante cuando un año después me llamaron para servir a medio tiempo en uno de los ministerios de mi iglesia, donde actualmente colaboro. Dios ha sido fiel; cuando Él manda, también respalda y hemos podido comprobar que nuestras ganancias han sido mucho más que nuestras pérdidas, y solo lamentamos el hecho de no haber obedecido a la primera llamada, lo cual nos habría evitado muchos malos ratos y nos habría permitido entrar con gozo en el plan de Dios para nuestras vidas.

Amadas, cuando Dios tiene un plan para nosotras, se va a cumplir a pesar de nuestra oposición porque Él es el Soberano y éste atributo revela todo su poder y autoridad sobre nuestras vidas. Que podamos reposar en su voluntad, sabiendo que la misma es buena, agradable y perfecta, y por tanto no añade tristeza. Que podamos someter a Cristo todo temor, toda duda, toda incertidumbre y que todas nuestras decisiones las tomemos a la luz de la Palabra.

Oración: Padre, ayúdanos a ver que todas las cosas tienen un día para terminar. Ayúdanos a ver que  solo tú eres Eterno y ayúdanos a no aferrarnos a las cosas de este mundo. Que podamos confiar en ti con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente. En Cristo te lo pedimos. Amén.

Por Belinda Castellanos

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cosas {grandes y pequeñas} por las que estoy agradecida
Edurne Mencía
Por la fe… Abraham
Edurne Mencía
Un amor como ningún otro
Ama a Dios Grandemente
La Palabra
Primeros15
¡Eres como un águila!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple