Todos Sus beneficios

Description

No dejes que el presente te haga olvidar las bendiciones del pasado y las promesas del futuro.

Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios”, Salmo 103:2

Un problema recurrente en nuestra vida es que nos concentramos tanto en las necesidades del momento que nos olvidamos de lo que ya tenemos. Esto me vino a la mente cuando el coro de nuestra iglesia cantó un himno hermoso basado en el Salmo 103: “Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios” (v. 2).

El Señor es quien nos perdona, sana, redime, provee, satisface y renueva (versículos 4-5). ¿Cómo podemos olvidar todo esto? Sin embargo, solemos hacerlo cuando la vida cotidiana desvía nuestra atención a las necesidades apremiantes, los fracasos constantes y las circunstancias que parecen fuera de control.

El escritor de este salmo nos llama a recordar: “Misericordioso y clemente es el Señor […] No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen” (versículos 8, 10-11).

En la vida de fe, nuestra indignidad nos hace acercarnos a Jesucristo con humildad. Cuando recibimos Su gracia y nos maravillamos ante la abundancia de Su amor, nos damos cuenta de que no merecemos nada. Todo esto nos trae a la mente Sus beneficios.

“Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser su santo nombre”, Salmo 103:1

Señor, que recordemos siempre tus bendiciones.

Por: David C. Mccasland

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Díselo al Señor
Pastor Rick Warren
De situaciones y decisiones
Wendy Bello
Antes del teléfono
Ministerios Nuestro Pan Diario
Cuatro formas de mirar
Ministerios Nuestro Pan Diario
Orar usando las promesas de Dios
Dr. Charles Stanley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple