;

Todo lo que nos pide es amor

Description

Desecha el esfuerzo y la incansable labor de vivir una vida basada en el "deber" y deja que Dios te ame y te lleve a un lugar donde obedezcas basado en el amor.

Pasaje Bíblico: “Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor”. 1 Corintios 13:13

Una de las verdades más transformadoras y vivificantes del evangelio es que, de todo lo que tenemos para ofrecerle a Dios, de todo lo que en esta vida tenemos para dar, lo que él más desea es nuestro amor. Amar a Dios lo abarca todo. Colosenses 3:14 dice: “Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto”. Amar a Dios es buscar una vida de sincera devoción a un Rey que está totalmente dedicado a nosotros. Amar a Dios es ubicarnos en este ciclo infinito y bendito de dar y recibir amor ilimitado.

La simple verdad de que Dios simplemente quiere nuestro amor nos libera de búsquedas frívolas. Nos libera de los sistemas y prácticas que están enraizados en el "deber" en lugar del verdadero deseo. Dios nos tomará tal como nos encuentre. Nos tomará incluso si todo lo que tenemos para dar es el hecho de creer que debemos servirle o estar con él, pero nunca deseará mantenernos en ese lugar. Él desea amarnos a cada uno de nosotros a un nivel tal que vivamos y lo sirvamos desde un lugar de total devoción como respuesta natural a su amor abrumador por nosotros.

1 Juan 4:16 dice: “Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”. Permite que 1 Juan 4:16 cree una imagen en tu mente por un segundo. Imagínate cómo sería verdaderamente permanecer en Dios y hacer que él permanezca en ti. Pídele al Espíritu Santo que te dé una visión de cómo sería eso. ¿Cómo se vería la vida cotidiana si verdaderamente permanecieras en Dios y él permaneciera en ti?

Tan grande es el amor de Dios por nosotros que él se hace disponible para que podamos permanecer en él. Tan grandes es su amor por nosotros que podemos tenerlo todo el tiempo en nosotros. Si buscamos el amor por encima de todo, descubriremos una fuente de sencillez y vida arraigada en la devoción sincera al Dios del amor.

Desecha todas las demás búsquedas a la luz del llamado de Dios al amor. Desecha el esfuerzo y la incansable labor de vivir una vida arraigada en el "deber" y deja que Dios te ame y te lleve a un lugar donde obedezcas basado en el amor. Encuentra descanso hoy en la verdad de que Dios simplemente está detrás de tu corazón. Ábrete a él y recibe su vasto amor. 1 Corintios 16:14 dice: “Hagan todo con amor”. Que puedas permanecer en el corazón de tu Padre celestial y permitirle que venga y se reúna contigo para que todo lo que hagas hoy puedas hacerlo con amor.

Guía de Oración:

1. Medita en el llamado de Dios al amor. Permite que la Biblia te llene con un sincero deseo de amar a Dios en todo lo que haces.

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente y ama a tu prójimo como a ti mismo”. Lucas 10:27

“Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”. 1 Juan 4:16

2. Pídele al Espíritu Santo que te llene con una revelación fresca del amor de Dios por ti. Recibe el amor de Dios y permítele expulsar todo temor y reserva.

“En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor”. 1 Juan 4:17-18

3. Responde al amor de Dios con el tuyo. Dile a Dios cómo te sientes en su presencia. Agradécele por todo lo que ha hecho por ti. Entra en el ciclo de dar y recibir amor.

“Nosotros amamos porque él nos amó primero”. 1 Juan 4:19

Este ciclo de dar y recibir amor no es más que una imagen de lo que es adorar. Cuando permitamos que Dios nos ame, nuestra respuesta natural será amarlo a él porque fuimos creados para la adoración. A medida que recibamos su amor, naturalmente lo amaremos a él y a los demás. Durante mucho tiempo imaginé la adoración como esa vez en la que tuve que tratar de sentir un afecto por Dios que honestamente no sentía. Dios nunca nos pide que finjamos. Él nunca quiere una adoración que no provenga verdaderamente de nuestros corazones. Él sabe que necesitamos su amor para amarlo a cambio. Si te encuentras vacío de amor por él y por los demás hoy, tómate un tiempo simplemente para dejar que te ame para que puedas vivir con entusiasmo.

Lectura Complementaria: 1 Corintios 13

Por Craig Denison

Related
El Ingrediente que falta en tu batalla contra el pecado
Pastor Rick Warren
Ser hijo de Dios
Primeros15
El espíritu y el corazón
Primeros15
¿Por qué perdemos el gusto por las cosas?
Pastor Mao
Tengo papá
Edwin Castro
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple