Tal cual

Description

Así como una niña quiere parecerse a su madre, un cristiano debe querer parecerse a Jesús… ¡y es posible!

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”, Proverbios 23:7a

¡Somos tal cual pensamos!

¿Has escuchado alguna vez a alguien decir: “En qué te has convertido”? Es la pregunta por lo general de una esposa espantada del proceder de su esposo, o de una madre sorprendida por los hechos de su hijo(a). La pregunta se origina en la mente de quien ve el curso que ha tomado la vida de algún ser querido que se ha dejado minar por malas conversaciones, juntas, deseos, ambiciones o ejemplos.

La Palabra de Dios no se equivoca. Somos la suma y encarnación de nuestros pensamientos. Por eso es tan importante considerar con qué estamos alimentando y llenando nuestra mente y corazón. La meta que nos traza Dios es crecer hasta llegar a la medida de la estatura de Cristo (Efesios 4:13). Seremos más como Él en la medida que nos alejemos del mundo y llenemos nuestra mente y corazón de Su Palabra. Esto requerirá disciplina y un esfuerzo consciente y consistente.

De la manera en que la tendencia natural de una niña es parecerse a su madre, así mismo la tendencia obvia de una cristiana es parecerse a su amado Señor. Del enfrentamiento de Jesús con Satanás en el desierto aprendemos que Jesús pensaba como su Padre porque apelaba a lo que “escrito está”. Y en Juan 16:13 tenemos evidencia de que el Espíritu también hablaba lo que estaba en consonancia con el Padre y el Hijo. ¡Los tres perfectos en unidad! 

Amadas, la oración de Jesús fue que nosotras también fuésemos perfectas en unidad con Él (Juan 17:23). La unidad de pensamiento es posible porque además de Su Palabra tenemos la mente de Cristo (1 Corintios 2:16). Siendo así, tenemos el poder para manifestarlo en nuestra vida y ser como Él.

Oración: Señor, perdóname cuando olvido de quien soy hija y a quien represento. Me ocuparé en crecer para que el mundo pueda ver el parecido que tengo con mi Padre, porque tú vives en mí. Quiero ser tal cual es mi Padre. En el nombre de Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Dos requisitos para los que tienen este estatus
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 27)
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 11)
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 4)
Wendy Bello
El hábito que hará que tu vida siempre agrade a Dios
Wendy Bello
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple