Su perdón

Description

¿Crees que tu pecado es tan grande como para que pueda ser perdonado?

“Yo, sí, yo solo borraré tus pecados por amor a mí mismo y nunca volveré a pensar en ellos”, Isaías 43:25

A veces creemos que Dios se cansó de nosotros porque los errores que constantemente cometemos nos hacen creer eso. Y es que ocurre que en ocasiones prometemos a Dios no hacer aquello que le ofende, pero por alguna razón terminamos haciéndolo de todas formas y es allí en donde entra en nosotros un sentimiento de vergüenza delante de Dios que nos lleva a pensar que Dios está cansado de nosotros.

La vergüenza de fallarle nos lleva muchas veces a alejarnos de Él. En lugar de buscar Su perdón muchos optan por ni siquiera pedírselo, porque consideran que Dios no los va a perdonar, que Dios no cree en su arrepentimiento o que Dios simplemente ya está cansado de sus interminables errores.

Quizá los últimos días has sentido vergüenza hasta de levantar tu rostro al cielo, te crees demasiado malo o mala y crees que ya no mereces Su perdón. Piensas que Dios ya no cumplirá Sus promesas para tu vida porque tú lo has defraudado.

Aunque nos cueste mucho entenderlo, Dios no piensa o no siente lo mismo que nosotros. Para nosotros es fácil juzgar al pecador, para nosotros es fácil condenar al que se lo merece, pero Dios es diferente, Él es grande en misericordia, Él ama al que nosotros depreciamos, consuela al que nosotros le damos la espalda, perdona al que nosotros juzgamos y transforma al que nosotros no le damos ninguna probabilidad de cambio.

¿Crees que tu pecado es tan grande como para que pueda ser perdonado? ¿Quién te dijo que Dios no puede perdonarte? ¿En qué momento se te metió en la mente que no mereces o no tienes perdón? ¿No te has dado cuenta de que esos pensamientos solo pueden ser inducidos por el enemigo de nuestras almas que no quiere que te acerques a Dios para recibir Su perdón?

Cuando a tu mente vengan pensamientos cómo: “Dios está cansado de ti”, “Dios ya se aburrió de perdonarte”, “Dios esta defraudado de ti”, “Eres un sinvergüenza e hipócrita”, “¿Y piensas pedirle perdón a Dios? ¡Vaya que eres descarado!”, “Para Dios ya no vales”, “Dios te dejó de amar”, etc., recuerda que esos pensamientos no pueden provenir de Dios, porque dictan todo lo contrario a lo que Dios quiere para tu vida. En su lugar Dios te dice: “Yo, sí, yo solo borraré tus pecados por amor a mí mismo y nunca volveré a pensar en ellos.” (Isaías 43:25 - NTV).

El perdón de Dios es incalculable, nadie puede pensar que Dios no puede o no lo quiere perdonar. Mientras hay vida Dios quiere perdonarte, pero al mismo tiempo anhela que puedas comenzar a vivir para Él y no irte nuevamente a vivir en el pecado del cual te acaba de perdonar. El Apóstol Pablo lo decía de esta manera: “Ahora bien, ¿deberíamos seguir pecando para que Dios nos muestre más y más su gracia maravillosa? ¡Por supuesto que no! Nosotros hemos muerto al pecado, entonces, ¿cómo es posible que sigamos viviendo en pecado?” (Romanos 6:1-2)

La llave para recibir el perdón se encuentra en la confesión, si tú vas delante de Dios con un corazón sincero y con un arrepentimiento genuino a pedirle perdón. Te invitamos a ir delante de Dios y reconocer tus faltas, si bien es cierto el pecado trae vergüenza, tienes que entender que la cura es el perdón; ese perdón que Dios quiere otorgarte, ese perdón que te llevará a ser mejor de lo que antes eras. David escribió: “Pero te confesé mi pecado, y no oculté mi maldad. Me decidí a reconocer que había sido rebelde contigo, y tú, mi Dios, me perdonaste” (Salmo 32:5). ¡Dios quiere perdonarte, busca Su perdón!

Oración: Padre, hoy te confieso que soy un(a) pecador(a) que necesita tu perdón. Con espíritu humilde y corazón sincero te lo pido. En el nombre de Jesús, amén.

Por Samuel Pérez Millos 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Lo que necesitas saber cuando no te sientes perdonada
Aviva Nuestros Corazones
Viene de adentro (Parte 2): Sacándolo a la luz
Juan Vereecken
No estás demasiado lejos
Ama a Dios Grandemente
¿Realmente lo cree?
Bayless Conley
Símbolos del Espíritu Santo: El Aceite
Osvaldo Carnival
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple