Sobrelleven los unos las cargas de los otros

Description

El mejor peso que le puedes ayudar a quitar a otra persona es el de su pecado, y lo haces como lo hizo Jesús, perdonando.

Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, ustedes, que son espirituales, restáurenlo con espíritu de mansedumbre. Piensa en ti mismo, no sea que también tú seas tentado. Sobrelleven los unos las cargas de los otros, y cumplan así la ley de Cristo. Porque el que se cree ser algo, y no es nada, a sí mismo se engaña. Así que, cada uno ponga a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de jactarse, pero sólo respecto de sí mismo y no por otro; porque cada uno llevará su propia carga. – Gálatas 6:1-5

Hay un pequeño juego que puedes jugar contigo mismo… si eres lo suficientemente tonto como para intentarlo. Simplemente anúnciate a ti mismo y al mundo en general, que no tienes absolutamente ningún problema con... [agregar una tentación específica], y luego siéntate y espera. ¡Te asombrará ver que esto será tu peor tentación la semana siguiente!

Pablo conoce muy bien los peligros de ser un tonto arrogante, y nos advierte sobre ellos. Él dice: "Así que, el que crea estar firme, tenga cuidado de no caer" (1 Corintios 10:12). Es tan fácil mirar a otra persona que ha caído en algún pecado o error vergonzoso y pensar: "Eso nunca me pasaría a mí". Cuando me encuentro pensando de esta manera, me estremezco. Sé que acabo de esquivar una bala. ¡Es muy probable que yo misma hubiera caído en ese pecado al día siguiente!

Pablo nos dice qué debemos hacer cuando vemos a un hermano o hermana atrapados en algún pecado: "restáurenlo con espíritu de mansedumbre. Piensa en ti mismo, no sea que también tú seas tentado". Ser amable con alguien que ha cometido un error es bueno por varias razones. Se le hace más fácil admitir su necesidad y aceptar nuestra ayuda. También hace que sea mucho más probable que ellos, a su vez, nos ayuden cuando nosotros mismos caigamos en pecado o error. ¿Quién no necesita esa ayuda amable de vez en cuando?

Pablo lo llama "sobrellevar los unos las cargas de los otros" y "cumplir la ley de Cristo". Esta es una muy buena manera de pensar en ello, porque eso es exactamente lo que Jesús hizo por nosotros. Cuando nos vio luchando bajo el peso de nuestro pecado, vergüenza y culpa, ¿qué hizo? ¿Siguió de largo? ¿Se burló? Por supuesto que no. Él vino a nosotros con bondad, tomó nuestro pecado y vergüenza sobre sus hombros y cargó nuestra carga a la cruz.

Así debemos amarnos unos a otros. Él ha perdonado nuestros pecados y ha quitado nuestra vergüenza. Ahora nosotros también podemos perdonar y restaurar a nuestros hermanos en un espíritu de amor. Podemos llevar sus cargas, ayudarlos a levantarse de nuevo, traerlos de vuelta a la reconciliación y la paz que son suyas en Cristo Jesús.

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a mostrar misericordia a las personas que están luchando, y obra a través de mí para restaurarlas. Amén.

Preguntas de reflexión:

1. ¿Cómo podemos "probar" nuestro propio trabajo para ver si es sólido y agradable a Dios?

2. ¿Alguna vez has tenido que ayudar a soportar las cargas de otro? ¿Cómo te resultó?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Lo que significa orar por nuestro enemigo
John Piper
Elija amar
Bayless Conley
Espíritu de división
Andrés Corson
Nunca falla: Me juró amor eterno
Andrés Spyker
Nuestro perdón en Jesús
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple