Sobre alfombras, llenar el cerebro de basura y muñecas inflables

Description

En la práctica, vivir la sumisión bíblica en el matrimonio requiere más fortaleza y cerebro que dejarse llevar por los razonamientos populares.

Veo los comentarios que circulan en el internet escritos por mujeres que están sorprendidas de que alguien pueda vivir en estos tiempos creyendo en las directrices de la Biblia para una esposa cristiana de cultivar un espíritu sumiso hacia su esposo.

Concluyen que las únicas personas que promoverían esa noción tan horriblemente fuera de moda y extravagante serían hombres egoístas, abusivos y patanes; o mujeres terriblemente mal dirigidas quienes son pasivas, dóciles y con el cerebro medio muerto… Con algunas bombillas quemadas, para decirlo de otra manera.

Corté, pegué y guardé ciertos comentarios. A continuación algunos ejemplos:

“[El Manifiesto de la mujer verdadera es] una receta para hacer que la hermosa, inteligente y capaz creación femenina de Dios se convierta en una alfombra. [Eso motiva] a todas las mujeres a ser pasivas, incapaces, muñecas inflables condenadas a una existencia de comedia de 1950 en los suburbios”.

“Las mujeres no son alfombras, saco de dar puñetazos, juguetes sexuales,  estufas o lavadoras. Somos seres humanos con un cerebro y cualquier mujer que acepte esas enseñanzas, ha perdido su mente. Y siendo mujeres ateas con cerebro, puedo separar los hechos de la ficción y el estiércol de las rosas”.

“Cualquier mujer que se someta a ese tratamiento tiene MUY baja, sino ninguna autoestima, y debería buscar ayuda de profesionales de la salud mental, ¡INMEDIATAMENTE! Cualquier esposo que trata a su esposa de esa manera, no es un HOMBRE, sino un egoísta, un retrasado emocional, intelectualmente desafiado, NIÑO, obsesionado con la gratificación del EGO, con conducta manifiesta de control y dominio sobre otros, en pocas palabras, ¡un verdadero fracasado!”  

Es una percepción común entender que las mujeres que creen en la sumisión son alfombras o estúpidas. Pero he creído en la sumisión por largo tiempo y no soy ninguna de las dos. Soy una mujer fuerte, tengo mis opiniones y soy pensante.  Si preguntas a mi familia y amigos, estoy segura que ni “alfombra” ni “estúpida” aparecerán en sus listas. Olvidadiza, quizás (No puedo contar la cantidad de veces que caminé los pasillos del parqueo tratando de recordar dónde dejé mi carro), pero definitivamente no soy estúpida.  

En la práctica, creo que vivir la sumisión bíblica en esta cultura requiere más fortaleza y cerebro que dejarse llevar por los razonamientos populares.  Es una de las cosas más radicales, valientes e inteligentes que una mujer cristiana puede hacer. Quienes creen que la sumisión requiere pasividad, o que las mujeres apaguen sus cerebros, simplemente no entienden a lo que se refiere la autoridad bíblica y la sumisión. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Restaurando nuestra fe en el matrimonio
Christianity Today
El escudo contra las flechas de Cupido
Aviva Nuestros Corazones
"Me estoy enamorando de un ateo"
Aviva Nuestros Corazones
5 errores que toda joven debe evitar mientras espera
Aviva Nuestros Corazones
Sublime Amor (Parte 5): Sexo del Bueno
Andrés Spyker
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple