Sirviendo con amor

Description

Si empezamos a ver nuestros trabajos como un servicio que prestamos, nuestra perspectiva de lo que hacemos cambiará totalmente.

“Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio…” – 1Timoteo 6:2

Una linda amiga de Holanda nos visitó junto a su familia hace unos días y mientras me ayudaba a preparar algunos alimentos, nos pusimos al día sobre nuestras vidas. Ella me contaba que estaba trabajando como enfermera solo dos días por semana y que sus jefes eran cristianos. Me comentaba cómo Dios le había bendecido con este trabajo en el que le permitían tener 3 semanas extras de vacaciones y la posibilidad de haber cambiado sus turnos. Ella es esposa, madre y está sirviendo al Señor en una organización misionera.

Me contagió su gratitud y alabanza al contarme cómo estos jefes habían sido tan amables con ella al permitirle trabajar a su conveniencia y cómo Dios les había usado para bendecir su vida y la de su familia.

Entre otras cosas que recuerdo, ella me dijo: “cuando les conté que tendría que retirarme del trabajo por los horarios, ellos inmediatamente me dijeron que ellos se acomodaban a los míos. Me dijeron: eres una buena enfermera, los clientes te quieren y nosotros no te dejaremos ir.”

Esto responde muy bien al versículo que estamos meditando en el día de hoy. Si tus jefes son creyentes y si estás sirviendo con agrado, conscientemente, honestamente y con amor, ten por seguro que te verás beneficiada también, no solo con cosas prácticas sino también por tu hermoso testimonio de vida.

En esta carta pastoral, Pablo dirige su atención hacia los esclavos, quienes formaban parte de esta sociedad donde la esclavitud no era abolida. Por lo tanto, sigue dando instrucciones de cómo vivir la vida cristiana aun en esta posición social.

Si bien hoy día no vivimos bajo esclavitud, el trabajo secular es una consecuencia de la caída del hombre y tenemos que hacerle frente. Entonces, si estás trabajando medio tiempo o tiempo completo y si tienes jefes cristianos, esta palabra es para ti; y si no estás trabajando, también es para ti. El trabajar honradamente, honestamente y transparentemente es parte de nuestra identidad como hijas de Dios. Somos santas en toda nuestra manera de vivir, por lo tanto nuestro testimonio debe reflejar la identidad que está en Cristo.

¿Estamos haciendo bien nuestro trabajo a quienes servimos? No lo veamos como un mero trabajo. Si lo vemos como un servicio que prestamos, nuestra perspectiva de lo que hacemos cambiará totalmente.

Es verdad –y seamos honestas–, hay veces en que sacamos la vuelta, somos impuntuales y no terminamos el trabajo. Con este tipo de prácticas no estamos sirviendo ni con amor, ni gratitud ni responsabilidad, ni menos reflejando la vida de Cristo a quienes Dios ha usado para bendecir nuestras vidas.

Es por ello que la Palabra de Dios hoy nos llama a no blasfemar el nombre de Dios y sus principios (1Timoteo 6:1). No es nada grato oír decir de una persona cristiana verdades acerca de su mal desempeño; no estamos honrando a Dios con nuestra conducta.

Esto me habla que no debo mirar el trabajo como un medio solo para obtener una ganancia, sino como la oportunidad que Dios me da de servir y hacerlo bien y mejor para Él, en primer lugar. Y por una consecuencia natural, nos veremos beneficiadas en muchos aspectos por nuestros jefes o superiores, porque cuando servimos con amor otros pueden percibirlo, apreciarlo; y aún si no lo hacen, ¡el Señor es Fiel! Traigamos honra y gloria a Dios en nuestro lugar de trabajo.

Por Elba Castañeda

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Usa tus dones como un acto de adoración
Pastor Rick Warren
El trabajo que te hace más feliz es para el Reino de Dios
Pastor Rick Warren
Haciendo el mejor trabajo
Chuck Bentley
Sólo bastas tú
Larry Burkett
Deja de quejarte y resuelve
Dr. Andrés Panasiuk
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple