;

Sin ceder a la debilidad

Description

El equipamiento de Dios incluye la capacidad de no ceder a nuestras debilidades.

“La mujer dio a luz un niño y lo llamó Sansón. El niño creció y el Señor lo bendijo. Y el Espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él mientras estaba en Majané Dan, entre Zora y Estaol”, Jueces 13.24, 25

En el momento en que una persona es salva se convierte en una creación totalmente nueva, apartada para los propósitos de Dios (2 Corintios 5:17). Él tiene un plan específico para la vida de cada creyente (Efesios 2:10) y da a cada uno de Sus hijos lo necesario para lograr ese plan (2 Pedro 1:3).

Piense en la vida de Sansón. Cuando nació, Israel estaba bajo el dominio de los filisteos. En esa perversa cultura “cada uno hacía lo que bien le parecía” (Jueces 21:25). Dios dispuso que Sansón fuera apartado para Su servicio y así comenzara “a salvar a Israel de mano de los filisteos” (Jueces 13.:5).

Para prepararlo, el Señor le dio padres temerosos de Dios, buena crianza y fuerza humana extraordinaria. Fue grandemente bendecido a medida que maduraba y se convirtió en juez de Israel, con la autoridad para llevar a cabo la voluntad de Dios.

Sansón estaba equipado con todo lo necesario para cumplir con el propósito del Señor. Pero tenía una gran debilidad: la lujuria —la cual finalmente lo llevó a su caída. Como resultado, terminó siendo un prisionero y ya no estuvo en condiciones de cumplir con la responsabilidad dada por Dios.

El equipamiento de Dios incluye la capacidad de no ceder a nuestras debilidades. Pero debemos estar dispuestos a huir de la tentación y obedecer al Señor. Sansón tenía un enorme potencial para hacer lo correcto para Dios, y nosotros también. Pero eligió el pecado y sufrió las consecuencias. ¿Qué va a elegir usted hoy: acudir a Dios en busca de ayuda o ceder a su debilidad?

Related
La lucha con la tentación
Dr. Charles Stanley
El proceso de la tentación
Dr. Charles Stanley
La Calavera (Parte 3)
Juan Vereecken
"14 años y cansada"
Luis Palau
Victoria sobre la debilidad
Dr. Charles Stanley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple