Siguiendo al Buen Pastor

Description

En un mundo lleno de lobos, ¿no hubiera sido mejor que Dios nos comparara con un animal fuerte, en vez de con ovejas?

Después de esto, el Señor eligió a otros setenta y dos, y de dos en dos los envió delante de él a todas las ciudades y lugares a donde él tenía que ir. Les dijo: «Ciertamente, es mucha la mies, pero son pocos los segadores. Por tanto, pidan al Señor de la mies que envíe segadores a cosechar la mies. Y ustedes, pónganse en camino. Pero tengan en cuenta que yo los envío como a corderos en medio de lobos.Lucas 10:1-3

La lectura bíblica de hoy cuenta cuando Jesús envió a setenta y dos de sus seguidores por primera vez a contarles a otras personas sobre el reino de Dios. Jesús les da instrucciones detalladas sobre cómo comportarse: qué empacar, dónde alojarse, qué hacer cuando las personas se oponen a ellos. Pero lo que más me destaca es: “Pero tengan en cuenta que yo los envío como corderos en medio de lobos".

Como es sabido, las ovejas son bastante indefensas. No tienen garras ni colmillos para atacar a un enemigo. No tienen conchas como una tortuga para protegerse de los depredadores. No pueden correr muy rápido, al menos en comparación con las criaturas que las cazan. Son propensas a percances tontos, como caer y no poder levantarse sin ayuda. Y, comparado con una oveja, un cordero es aún más inofensivo y vulnerable.

Pero así es como Jesús dice que debemos ser, como ovejas y corderos. ¿Y las personas con las que vivimos y servimos? Bueno, todos sabemos que pueden comportarse como lobos. Los seres humanos a veces actúan como animales viciosos: inteligentes, rápidos, despiadados. Atacan a los débiles y se niegan a tener piedad de los desamparados. Lo hemos visto desde siempre. No es seguro ser un cordero en medio de lobos.

Entonces, ¿por qué Jesús nos dice que seamos corderos? Seguramente, sería más inteligente aprender a defendernos, a crecer garras y colmillos, a planificar formas disimuladas de eliminar a nuestros enemigos antes que ellos nos eliminen. Eso es lo que el mundo aconsejaría. Haz a los demás antes que ellos a ti.

Pero Jesús dice que no. Debemos seguir siendo corderos a pesar de los lobos. Y eso solo es posible porque tenemos un Protector: nuestro Buen Pastor.

Jesús nos está pidiendo que hagamos lo que parece imposible: confiar en Él incluso mientras caminamos en medio de lobos. Él promete estar allí con su vara y su bastón para protegernos y fortalecernos. Él nos llevará al agua y al pasto que necesitamos. Él nos protegerá de los depredadores. No importa lo que nos hagan; no pueden destruirnos, porque estamos en las manos de Jesús. Él nos dice: “Las que son mis ovejas, oyen mi voz; y yo las conozco, y ellas me siguen. Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10:27-28).

Podemos confiar en nuestro Buen Pastor porque él ha puesto su propia vida en nuestra defensa, protegiéndonos de los lobos. Él dice: “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas... Nadie me la quita, sino que yo la doy por mi propia cuenta. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volver a tomarla. Este mandamiento lo recibí de mi Padre” (Juan 10:10-11, 18). A través de la muerte y resurrección de Jesús, Él nos protege en su rebaño para siempre.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por ser mi Pastor. Ayúdame a vivir bajo tu amparo, confiando en ti para protegerme y salvarme del mal. Amén.

Para reflexionar:

1. ¿Qué crees que pensaron los discípulos acerca de la idea de ser enviados como "corderos en medio de lobos"?

2. ¿Cómo mantienes tu coraje y concentración cuando das testimonio de tu fe a otros?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La Calavera (Parte 1)
Juan Vereecken
¿Maltratado?
Bayless Conley
Sigue caminando
Pastor Mao
La Unción de Dios para Sus Hijos (Parte 2)
Frank López
Jesús es transparente con nosotros
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple