Seguros eternamente en Cristo

Description

No son nuestras acciones sino la obra de Cristo en la cruz lo que cambió nuestra condición.

Leer Colosenses 2:13, 14

Aunque muchos cristianos saben que son salvos, tienen preguntas en cuanto a su seguridad eterna. ¿Nuestra salvación depende de nuestra conducta? Examinar lo que sucedió cuando recibimos a Jesús como nuestro Salvador nos dará garantía de la seguridad que tenemos en Él.

Antes de ser salvos teníamos un problema espiritual. Nacimos con una naturaleza inclinada a rebelarse contra Dios. Por nuestra condición pecaminosa estábamos muertos espiritualmente (Efesios 2:1), bajo el juicio de Dios y destinados a la separación eterna de Él. Ninguna cantidad de buenas obras, de arrepentimiento o de buena conducta podrían haber cambiado nuestra condición pecaminosa. Era necesaria una solución divina. Sabiendo esto, nuestro Padre celestial proveyó lo que necesitábamos por medio de su Hijo Jesucristo (Hebreos 9:11-14).

El día que pusimos nuestra fe en Cristo, nuestra situación cambió de condenación y muerte a perdón y vida (Juan 5:24). Recibimos una nueva naturaleza deseosa de agradar a Dios y fuimos adoptados en su familia (2 Corintios 5:17). El regalo divino de la salvación nos libró de la muerte eterna y nos dio vida espiritual y vida eterna. Nuestra nueva condición de hijos de Dios es permanente porque se basa en lo que el Señor Jesús ha hecho.

Aunque nuestra conducta no reflejará siempre nuestra nueva naturaleza, los errores que cometamos no ponen en peligro nuestra salvación. Recuerde que no son nuestras acciones sino la obra de Cristo en la cruz lo que cambió nuestra condición. Y nada puede deshacer un renacimiento espiritual producido por la fe en Cristo (Juan 6:37).

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La libertad espiritual
Dr. Charles Stanley
Libres
Edurne Mencía
Libre (Parte 1): Es peor de lo que pensabas
Alejandro Mendoza
Libre (Parte 3): Manténte muerto
Juan Vereecken
Cuando Dios se vuelve 100 % a nuestro favor
John Piper
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple