Secando nuestras lágrimas

00:00

Description

Dios no juzga ni se aleja debido a nuestras lágrimas; su compasión lo obliga a acercarse a los quebrantados de corazón y a sanar sus heridas.

“Convertiste mi lamento en danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de fiesta.” – Salmos 30:11 NVI

“Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta, en vez de espíritu de desaliento.” – Isaías 61: 3b NVI

“Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento.” – 2 Corintios 4:17 NVI

“Él les enjugará toda lágrima de los ojos.” – Apocalipsis 21:4a NVI

“Tú, Señor, me has librado de la muerte, has enjugado mis lágrimas, no me has dejado tropezar. Por eso andaré siempre delante del Señor en esta tierra de los vivientes.” – Salmos 116:8-9 NVI


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en las lágrimas; hablemos un poco más al respecto.

1. Muchas veces nos sentimos avergonzados de nuestras lágrimas, especialmente si otros las ven. En una cultura que valora la fuerza y se siente poco cómoda con el sufrimiento prolongado, respondemos a nuestras propias lágrimas secándolas rápidamente para mostrar que no ha pasado nada.

2. Dios no juzga ni se aleja debido a nuestras lágrimas; su compasión lo obliga a acercarse a los quebrantados de corazón y a sanar sus heridas (Salmos 147:3).

3. Que Jesús nos ame y sepa cómo arreglar nuestros problemas no significa que tome un atajo a través de nuestro sufrimiento. El mismo que resucita a los muertos primero se detiene y se queda con nosotros en nuestra pena para descender al valle de las lágrimas, caminar junto a nosotros y enseñarnos en medio del proceso mientras nos seca las lágrimas. 

4. Dios convierte las lágrimas en gritos de alegría, el gemido huirá, tus lágrimas se secarán y la tristeza perderá su poder. Así sucedió con los discípulos de Jesús, cuando la resurrección al amanecer disipó las sombras de sus corazones (Juan 16:20 LBLA).

5. Creer que Dios transformará nuestras lágrimas en gritos de júbilo no significa que ya no sufriremos. Significa que nos aferramos a Él a través del dolor, que aprenderemos a llorar delante de su presencia en vez de maldecir su nombre; creceremos en medio del llanto y también llevaremos a él las lágrimas de alegría al ver su obra en nosotros mismos y en otras personas.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Jesús amó a Lázaro aunque lo dejó morir
Itiel Arroyo
Constructor y protector
Bayless Conley
Al Taller Del Maestro
Alex Campos
Voz de Júbilo (Parte 2): Rompiendo Cadenas
Chris Richards
Extravagante
Samuel y Raquel Justo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple