;

Se terminó la espera

Description

No tenemos que esperar para que Dios resuelva el problema más grande que tenemos como seres humanos; Él ya lo hizo.

El Señor ha dicho: 'Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni son sus caminos mis caminos. – Isaías 55:8

En estos tiempos todos estamos apurados. Tenemos más cosas para hacer y menos tiempo para hacerlas. ¿Cuántas veces nos impacientamos, esperando que el Señor actúe cuando nosotros esperamos que lo haga o de acuerdo a nuestro programa, o nos ponemos ansiosos mientras esperamos que responda nuestros pedidos?

Nosotros pedimos y hasta le imploramos, pero Él se mantiene callado. Nos cansamos y desesperamos. Sentimos que todo está fuera de control, pero Él se mantiene firme y soberano, y continúa amándonos.

¿Qué hubiera pasado si Noé se hubiera cansado de haber construido el arca, cuando todavía nadie había visto ni una gota de lluvia? Razones no le faltaban, pues estaba rodeado de personas fastidiosas que se reían de él y se burlaban de su Dios, quien aparentemente no daba más señales. ¿Qué hubiera pasado si Noé hubiera dicho: "¡Se acabó, ya he tenido suficiente! Si no haces llover en los próximos días y me dejas probar a estos que están equivocados, ¡me voy a dar por vencido!"

¿Qué hubiera pasado? Aun así, Dios habría llevado a cabo su plan cuando llegara el momento adecuado.

Hubo un tiempo en que las personas estaban esperando más que una lluvia. Fue antes de la venida del Mesías. Pablo escribe: "Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos"(Gálatas 4:4-5).

En estos días en que andamos de un lado para otro haciendo las cosas importantes y atendiendo las necesidades urgentes, recordemos que Dios se ha revelado a sí mismo a través de su Palabra y ha logrado nuestra salvación - en sus tiempos.

ORACIÓN: Padre celestial, al igual que en los días de Noé, a menudo tenemos que esperar hasta que pasan las cosas. Sin embargo, y al contrario que en los días de Noé, el cumplimiento del tiempo ya ha llegado. Nacido en un establo en Belén, el Salvador del mundo se ha convertido en el mediador entre tú y nosotros y con la sangre que derramó en la cruz nos limpia de nuestros pecados. Lávanos en esa sangre, querido Señor, y haznos más blancos que la nieve. Amén.

Por: Michel Matar

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La verdad que nos liberta
Dr. Charles Stanley
¿De verdad Cristo lo vale?
John Piper
Jesús murió por este momento
John Piper
Bienvenido a Casa (Parte 3): El Padre que Perdona
Dr. Charles Stanley
¡El Espíritu Santo hace milagros increíbles!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple