Satisfaciendo necesidades humanas

Description

¿En qué circunstancias tienes que dejar de lado tus necesidades para atender a las de otra persona, tal y como lo hizo Jesús?

“Cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado. Cuando la gente lo supo, lo siguió a pie desde las ciudades. Cuando Jesús salió de la barca y vio a tanta gente, tuvo compasión de ellos y sanó a los que estaban enfermos.” – Mateo 14:13-14

La libertad tiene un costo y, a veces, no somos nosotros quienes lo pagamos. Estamos acostumbrados a pensar en Jesús como el único que sufre en la historia de su Pasión, y obviamente él es la persona principal, la que debemos amar, honrar y glorificar. Pero también hubo otros que pagaron un precio, y Jesús sabía que eso sucedería y le dolía. En este caso fue su primo, Juan el Bautista. Dios envió a Juan a preparar el camino para Jesús, y Juan lo hizo con todo su corazón: predicando, enseñando y bautizando, siempre señalando a las personas a Jesús.

Pero entonces el rey Herodes se enojó con Juan porque este lo criticó, y lo echó a la cárcel. Eso fue difícil para Juan y probablemente también para Jesús, especialmente después de que Juan parecía tener dudas sobre él (Mateo 11). Y luego vino el golpe final, cuando Herodes hizo matar a Juan. Y “cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado.”

Jesús quería estar solo, pero las multitudes no lo dejaron. La gente lo siguió, pensando en sus propios problemas, y Jesús no los rechazó. Los sanó y les enseñó. Así es cómo los amó y así es cómo nos ama a nosotros. Él está dispuesto a pagar el precio del dolor para que podamos ser rescatados del poder del mal. Está también dispuesto a dejar a un lado sus propias necesidades humanas para cuidarnos.

Él te ama a ti con ese mismo amor. Él está al tanto de tus necesidades. Como dice Pablo: “Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Qué podrá separarnos del amor de Cristo?” (Romanos 8:34-35)

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por dejar de lado tus propias necesidades para satisfacer las nuestras. Amén.

Para reflexionar:

- ¿En qué circunstancias tienes que dejar de lado tus necesidades para atender a las de otra persona?

- ¿Cómo te hace sentir saber que Jesús haría esto por ti?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El ministerio y el temor al hombre
John Piper
Luz en la oscuridad
Primeros15
Un fruto para los demás
Pastor Mao
Llevando la presencia de Cristo
Primeros15
¡Id y haced discípulos!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple