;

"¡Salve, rey de los judíos!"

Description

La función de un rey es proteger y salvar a su pueblo, y eso fue lo que vino a hacer Jesús.

Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y alrededor de él reunieron a toda la compañía; luego lo desnudaron, le echaron encima un manto escarlata; sobre la cabeza le pusieron una corona tejida de espinas, y en la mano derecha le pusieron una caña; entonces se arrodillaron delante de él, y burlonamente le decían: “¡Salve, Rey de los judíos!” Además, le escupían y con una caña le golpeaban la cabeza. – Mateo 27:27-30

La imagen habitual de un rey es la de un hombre vestido con ropa elegante, con una corona en la cabeza y un cetro en la mano. Tiene todo el poder; puede hacer lo que quiera, y todos los demás tienen que hacer lo que él dice.

El reinado de Jesús es diferente. La corona en su cabeza es de espinas y la túnica real es probablemente una capa prestada por uno de los soldados. Tiene un cetro, aunque es solo un palo, y los soldados se lo quitan para golpearlo en la cabeza.

Pero, ¿qué del poder? Es todo suyo: lo que está sucediendo dentro del palacio sucede con su permiso. Jesús podría llamar a una legión de ángeles para salvarlo si así lo quisiera, pero no lo hace: se somete al abuso.

¿Por qué? Porque Jesús es un verdadero rey, y él sabe que el verdadero propósito de un rey es cuidar a su pueblo. Si el pueblo está en peligro, la función del rey es salvarlo. Y Jesús ve muy claramente que el pueblo de Dios está en peligro. Los seres humanos que Dios creó están siendo perjudicados, mantenidos prisioneros por el diablo, en peligro de muerte eterna. Necesitan salvación, y Jesús está en el proceso de hacerlo. No importa lo que le cueste personalmente.

Tú también eres una de las personas que Jesús vino a rescatar. Eres alguien que él ama tanto como para sufrir y morir. Su intención es darte vida, vida eterna, así como él resucitó de entre los muertos y nunca más morirá. Él es tu rey y te quiere en el reino de Dios.

ORACIÓN: Señor, tú eres mi rey. Ayúdame a confiar siempre en ti. Amén.

Para reflexionar:

- ¿Alguna vez has tenido un trabajo o rol importante? ¿Crees que las responsabilidades superaban los beneficios personales?

- ¿Qué significa para ti que Jesús es el rey?

Por: Dra. Kari Vo

Related
La gloria de Dios en el hombre
Primeros15
¿Me amas?
Un Milagro Cada Día
Estudio de Hebreos, Capítulo 9 (Parte 1)
Dr. Baruch Korman
Estudio de Hebreos, Capítulo 9 (Parte 2)
Dr. Baruch Korman
¿Es Jesús un mito?
Alex Sampedro
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple