;

Saliendo de la depresión

Description

Luis Palau presenta cuatro pasos para empezar a caminar hacia una estabilidad emocional.

“Sr. Palau:

Soy un hombre de veinticuatro años de edad y me siento profundamente deprimido. Tengo cuatro criaturas, una buena mujer, mi empleo está bien, pero tengo una afección física que no sana. No es de gravedad profunda, pero tengo temor y la depresión me está destruyendo. ¿Qué puedo hacer para vencer este período de depresión? ¿Podré salir de él?”

Respuesta:

Mi estimado caballero. Sí, usted puede salir de ese período de depresión. Usted debe salir por amor a sí mismo, a su mujer y a sus criaturas. En primer lugar, levántese con valor. No esté desganado. La Biblia declara: "Estén alertas siempre a los peligros espirituales; sean fieles al Señor. Pórtense varonilmente y sean fuertes" (1 Corintios 16:13). Ese pasaje es para usted. Levántese y comience a actuar.

Segundo, en los próximos seis meses, por ejemplo, tome la decisión de ponerse tres metas en cosas importantes en su vida y llevarlas a cabo. Deben ser metas aparte de seguir con su empleo, de cuidar a su mujer y a sus hijos. Anote ahora mismo en un papel esos tres objetivos.

En tercer lugar, haga un plan para cada día de su vida. Quizá el plan diga: levantarme a tal hora, desayunar, leer la Biblia y orar, salir a la oficina o fábrica, regresar a tal hora, aprovechar el almuerzo leyendo dos capítulos de tal libro, al regresar a la casa atender bien a mi esposa, alegrar a mis hijos, dar gracias a Dios por mi familia, cenar, ir a caminar con mi esposa, sacar a pasear a mis hijos, leer tal libro, estudiar tal material. De esa manera usted será más objetivo y menos pesimista, menos deprimido, menos introspectivo.

Por último, mire a Dios y comience cada día alabando su nombre. Ni bien despega los ojos y se despierta por la mañana, siéntese en la cama y, ya sea en silencio o en voz alta, empiece a dar gracias a Dios. La Biblia dice: "¡Silencio! ¡Sepan que Yo soy Dios! ¡Todas las naciones del mundo me honrarán!" (Salmo 46:10). Ahí está. Cada mañana deténgase antes de vestirse, antes de comenzar a cumplir con su plan, y sepa que Dios es Dios. Y comience a alabarlo.

En otros párrafos de la Biblia dice así: "Porque su misericordia para quienes le temen y honran es tan grande como la altura de los cielos sobre la tierra" (Salmo 103:11). "Sí, esfuérzate y sé valiente, no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas" (Josué 1:9). "No te abandonaré, ni dejaré de ayudarte" (Josué 1:5). 

Amigo, si usted es de Cristo, esa es la promesa de Dios, y eso le quitará la depresión más que cualquier otra cosa. 

Related
Descanso
Wendy Bello
La batalla de recordar
John Piper
La plenitud del gozo
Primeros15
¡Descubre la receta del gozo!
Un Milagro Cada Día
Puedes contarle todo a Dios
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple