;

Robar a Dios, ¿cómo?

Description

Hay dos maneras de robarle a Dios cuando rehusamos diezmar. Bayless Conley nos lo explica.

Malaquías 3:8–9 nos da una advertencia seria:

"¿Acaso roba el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando! Y todavía preguntan: ¿En qué te robamos? En los diezmos y en las ofrendas. Ustedes —la nación entera— están bajo gran maldición, pues es a mí a quien están robando."

Ahora bien, si piensa sobre esta declaración, se debe preguntar: ¿Cómo le puedo robar yo a Dios? ¿Qué significa eso?

Hay dos maneras de robarle a Dios cuando rehusamos diezmar:

1. Le robamos a Dios el honor que le merece. En Proverbios 3:9 dice: Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas”. Al darle a Dios la primera parte de nuestro ingreso, le estamos honrando primero en nuestras vidas. Demostramos fe en Su promesa para suplir nuestras necesidades y Dios es honrado por nuestra fe.

2. Le robamos a Dios la oportunidad de bendecirnos. En Malaquías 3:10, Dios promete bendecirnos si le traemos la primera décima parte de nuestros ingresos (el diezmo).

La promesa en Proverbios es que nuestros graneros se llenarán hasta rebosar si honramos al Señor con nuestras primicias (Proverbios 3:9–10).

Dios puede bendecirnos. Él desea bendecirnos. No le robemos la oportunidad de hacerlo, ni el honor que Él se merece.

 

Related
La obediencia en la vida del creyente
Dr. Charles Stanley
Lo que te hace feliz (Parte 4): Dinero feliz
Juan Vereecken
Cuando Dios tiene nuestros corazones
Bayless Conley
¿Está diezmando hoy?
Bayless Conley
La motivación correcta
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple