Riquezas incomparables

Description

Al ser herederos de Cristo, todo lo que le pertenece a Él nos pertenece a nosotros.

…para mostrar en los tiempos venideros las abundantes riquezas de su gracia y su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. – Efesios 2:7

Había una mujer joven que estaba entrevistando a posibles pretendientes. Al no haber leído esta columna regularmente, su único requisito previo en una pareja era que tuviera muchos dinero.

Un caballero comentó que su riqueza consistía en 40 acres de tierra. La joven se burló, "Eso no es ni un rancho. ¿Dónde está "ubicado"?

A lo que el magnate respondió con acento: “En el centro de la ciudad de Dallas".

Cuando vemos a los ricos y poderosos del mundo llenarse con los tesoros de la tierra, podemos caer en la trampa de creer que hemos sido engañados. Después de todo, nosotros también trabajamos duro y tenemos poco o nada de qué alardear. Nuestro vecino nunca se ensucia las manos. Su único trabajo parece ser ir al banco todos los miércoles.

"La vida no es justa", refunfuñamos, olvidando que como cristianos tenemos una riqueza que no se puede depositar en un banco. Nuestra herencia como cristianos no aparecerá en la lista oficial de nuestros activos cuando se lea nuestro testamento. ¿Eso nos decepciona? Podemos decir que no, pero a veces incluso los cristianos envidiamos un poco la riqueza de los demás. Y no son pocos los libros de editoriales religiosas que prometan a los lectores que Dios quiere que su pueblo sea económicamente próspero aquí en la tierra.

El apóstol Pablo protestó contra este tipo de pensamiento: "Pero nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo" (Filipenses 3:20).

Al igual que con el ranchero de Texas, la ubicación hace toda la diferencia. Somos herederos de Cristo, nos dicen las Escrituras. Piensa en lo que eso significa. Todo lo que le pertenece a Cristo, nos pertenece a nosotros. ¡Todo lo que el Padre le ha dado a Cristo es nuestro! Es nuestro en este momento. Se mantiene en fideicomiso hasta que lleguemos al cielo y será nuestro para siempre. ¿Su ubicación? El centro de la ciudad en la nueva Jerusalén.

¿Cómo lo sabemos? La Biblia nos dice que el Espíritu Santo, quién está en nuestros corazones, es nuestra garantía de que recibiremos todo lo que Dios ha prometido. El apóstol Pablo dice nuevamente: “También ustedes, luego de haber oído la palabra de verdad, que es el evangelio que los lleva a la salvación, y luego de haber creído en él, fueron sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es la garantía de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Efesios 1:13-14).

¿Engañado? No en cuanto a tu vida eterna. Nuestra herencia nunca será algo comprendido por este mundo. Si las riquezas de Dios para el hombre fueran algo que pudiera comprenderse, Jesús no habría ido a la cruz. Una vez más, el apóstol Pablo nos dice: “Sabiduría que ninguno de los gobernantes de este mundo conoció, porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria. Como está escrito: «Las cosas que ningún ojo vio, ni ningún oído escuchó, ni han penetrado en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman.» (1 Corintios 2: 8-9)

Puede ser fácil quedar atrapados en la forma en que el mundo ve las cosas, pero los cristianos vemos a largo plazo. Y no seremos decepcionados.

ORACIÓN: Padre celestial, las riquezas que poseemos ahora por fe son una sombra de lo que está por venir. Fortalece nuestra confianza en ti hasta el final de nuestra vida. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar:

1. ¿Puedes mencionar tres cosas que crees que serán parte de las "riquezas incomparables" de la gracia de Dios hacia los creyentes en la vida eterna?

2. ¿Cómo respondes a las preguntas sobre riqueza y prosperidad cuando compartes tu fe con otros?

Por: Jane L. Fryar

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sueños y visiones
Andrés Spyker
Adquiriendo ojos espirituales
Primeros15
La gracia como estilo de vida
Primeros15
El arrepentimiento y el perdón prometido de Dios
Primeros15
¡Su Espíritu Santo vive en ti!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple