;

Reprobadas

Description

Qué bueno es nuestro Dios que nos permite ver nuestras debilidades y no vivir engañadas creyéndonos siempre buenas.

“Bueno y recto es Jehová; por tanto, Él enseñará a los pecadores el camino, encaminará a los humildes por el juicio, y enseñará a los mansos su carrera”, Salmos 25:8-9

La muerte de mi abuela puso de manifiesto un área de mi vida que necesitaba ser revisada. Tenía 3 meses que no la visitaba y no porque no tuviera deseos de hacerlo, sino porque me dejé arrastrar por las muchas situaciones que surgieron en mi casa y descuidé aquella carga tan grande que había en mi corazón de estar más tiempo con ella.

Lo sorprendente es que yo creía -y por mucho tiempo- que era una persona esforzada y muy diligente, sin embargo me sorprendió su muerte dejándome una gran tristeza no solo por la pérdida física, sino por las oportunidades que perdí de estar con ella.

Si tuviera que evaluar mi desempeño en este capítulo de mi vida, la tarjeta de calificaciones diría en letra roja: Reprobada. La razón es simple, cuando Dios pone una carga siempre hay un propósito acompañado de la misma y si no trabajamos primeramente obedeciendo el mandato, no podremos entrar en el propósito de Dios. Dios, en Su soberanía, sabía que los días de mi abuela eran pocos y puso esa carga en mí, pero fallé y me perdí el privilegio de compartir los últimos días de mi amada abuela.  

¿Me autojustificaré creyendo que fui diligente y esforzada? ¿Permitiré que esta derrota me inhabilite para seguir luchando? ¿Viviré acusándome y creyéndome una perdedora sin esperanza? La respuesta a todas las preguntas es NO. Los versículos 4 y 5 de Salmos 25 me dan el aliento para seguir avanzando a la meta: Muéstrame oh Jehová tus caminos y enséñame a andar en tus sendas.

Amadas hermanas, qué bueno es nuestro Dios que nos permite ver nuestras debilidades y no vivir engañadas creyéndonos buenas, perfectas y siempre aprobadas. Cuánta misericordia hay en que Dios permita situaciones que pongan en relieve nuestras imperfecciones y pecados para que podamos apelar a Su gracia redentora que nos cambia.

Ser reprobadas por Cristo es el camino a nuestra restauración y posterior aprobación, puesto que Aquel que empezó en nosotras la buena obra será fiel en completarla hasta el día de Cristo (Filipenses 1:6).

Oración: Padre, muéstranos aquellas áreas que necesitan ser cambiadas en nuestras vidas. Si es la adoración a ti, la lectura de la Palabra, el trabajo en tu obra, el servicio a los santos, la relación con nuestros esposos e hijos, muéstralo a nuestros corazones y completa tu obra en nosotras. En Cristo te lo pedimos. Amén.

Por Belinda Castellanos

Related
Superando el perfeccionismo
Patricia Holbrook
Haz de la Palabra una carta de amor para ti
Pastor Rick Warren
Él lo ha dicho para que nosotros lo digamos
Bayless Conley
El don de la intimidad con Dios en nuestro quebrantamiento
Ama a Dios Grandemente
¿Dónde pones la mira?
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple