Repartiendo la carga

Description

La dificultad de la mayoría de nuestros problemas no está en el problema en sí, sino en la manera en que los afrontamos.

“Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo”, Éxodo 18:18

A menudo nos encontramos sobrecargadas y frustradas pues, como líderes, nos encontramos en encrucijadas que demandan discernimiento, visión y templanza de nuestra parte. Complica el hecho de que el 99% de las veces las circunstancias demandan que tomemos decisiones pertinentes casi al instante.

Moisés se encontró repetidamente en situaciones similares y, como tú y yo, a menudo: 

- Carecía de respuestas

- Desconocía las estrategias apropiadas

- La situación se salía de sus manos

- La gente se quejaba

- Sentía que remaba sin hacer ningún progreso

De no haber sido por su íntima comunión con Dios, Moisés hubiera desfallecido y fracasado en cada ocasión. Mas siguiendo su ejemplo, podemos considerar algunas medidas sabias que empleó:

Hagamos Una Pausa – Para considerar la dirección de Dios. Conforme la situación lo permita -sea un minuto, un par de horas, una tarde, un día, como una semana- tomemos un momento para orar y recibir dirección, y una perspectiva renovada de Dios.

Reconozcamos Nuestras Limitaciones – Debemos ser lo suficientemente humildes y honestas para reconocer la extensión de nuestras capacidades. No pretendamos ser la mujer orquesta. Ninguna empresa fue creada con la intención de que una sola persona lo haga todo. (Eclesiastés 4:9-10)

Pidamos Ayuda –Todas tenemos personas a quienes Dios ha colocado estratégicamente a nuestro alrededor y bajo nuestra dirección, con las cuales debemos contar en el hogar, la familia, la iglesia, el trabajo, etc. (Éxodo 18:13-23)

Oigamos Consejo – Dice un viejo refrán que “El que oye consejo muere de viejo”. Su versión bíblica es “los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirman” (Proverbios 15:22).

Seamos Receptivas – Como discípulas del Señor estemos siempre abiertas a aprender nuevas disciplinas, así como maneras de proceder y de tomar decisiones.

En verdad la dificultad de la mayoría de nuestros problemas no está en el problema en sí, sino en la manera en que los afrontamos. Cambiemos pues de estrategia y obtendremos resultados diferentes.

Oración: Amado Padre, rogamos que pongas en nosotras tanto el querer como el hacer por tu buena voluntad.  Ayúdanos a depender más de ti y los recursos que has puesto a nuestra disposición. En el nombre de Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Lo que necesitas saber en medio de los problemas
Wendy Bello
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
Aprende este secreto para vivir en el diseño de Dios
Wendy Bello
Esta actitud cambiará nuestros días
Wendy Bello
Solo para mujeres: "Vivo estresada"
Alejandra Carnival
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple