;

Relación íntima

Description

Algunas veces sentimos que Dios no nos está hablando; sin embargo, el problema pudiera ser que nosotras no lo estamos escuchando.

"Y acostumbraba hablar el SEÑOR con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo. Cuando Moisés regresaba al campamento, su joven ayudante Josué, hijo de Nun, no se apartaba de la tienda." —Éxodo 33:11 

El amor que la mujer tiene por la comunicación podría estar vinculado a su deseo de relacionarse. Muchas mujeres disfrutan conversar con sus amigas, sus hijos, con el asistente del supermercado, con desconocidos en la calle y aun con los vendedores telefónicos (tele-mercadeo). Todas estas conversaciones tienen la intención de construir relaciones. Lo más emocionante es que a Dios le encanta que pasemos tiempo hablando con Él. A Él le gusta conversar aun más que a nosotras.  A Dios le encanta que pasemos tiempo conversando con Él.

Si lees a través de los Salmos, podrás encontrar estos temas: clamar a Dios, buscar Su rostro, alabarle y adorarle a Él. Todos estos envuelven una conversación con Él, mientras levantamos nuestros corazones en oración, mientras nos dirigimos a Él.  La comunicación es un medio necesario (y agradable) para construir una relación con Dios.

Sin embargo, es importante recordar que la conversación no es un monólogo. La conversación envuelve hablar y escuchar. ¡Qué gran privilegio el poder oír a Dios! Cuando abrimos Su Palabra, cuando nuestros corazones se disponen a recibir Su verdad, cuando nuestros ojos buscan Su rostro, ¡Dios nos habla!

La Palabra de Dios nos aconseja (Salmo 119:24). Su Palabra es el testimonio de Su boca (v. 88). Su Palabra nos guía por el camino que debemos andar (v. 105).

Algunas veces sentiremos que Dios no nos está hablando; sin embargo, el problema pudiera ser que nosotras no lo estamos escuchando.

Tómate un tiempo para reflexionar  

  • ¿Qué parte de tu día se llena con conversaciones?
  • ¿Qué porcentaje de esas comunicaciones son con Dios?
  • ¿Cómo podrías ser más intencional a la hora de escuchar a Dios?
  • Alaba a Dios con tu boca leyendo en voz alta el Salmo 66, como una oración a Dios. Luego personalízalo de acuerdo a las necesidades actuales de tu vida.
Related
Gracias por el pan de cada día
Aviva Nuestros Corazones
El Dios genio de la lámpara
Whole Magazine
Amistad íntima con Dios
Nancy DeMoss Wolgemuth
Mantengamos el compromiso
Nancy DeMoss Wolgemuth
10 formas de orar por la dirección de Dios
Edurne Mencía
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple