;

Reflexionando "al respecto"

Description

Cuando necesitas ayuda o una guía, ¿es Dios tu primer recurso o el último?

“José, su marido, era un hombre justo y quiso dejarla secretamente, pues no quería denigrarla. Mientras José reflexionaba al respecto, un ángel del Señor se le apareció en sueños.” – Mateo 1:19-20a

Muchas veces deseo que Dios me hable desde lo alto. Que abra los cielos, grite (o susurre) un poco de guía. O que me envíe un ángel, una carta o un mensaje de texto. Cualquier cosa sería buena; porque simplemente no sé qué hacer.

Pero, por supuesto, Dios generalmente no hace eso. Los ángeles no han venido a despertarme ninguna noche; al menos, no me di cuenta. En cambio, nos queda hacer lo que hizo José: permanecer despiertos, “reflexionando al respecto” con la mejor sabiduría que tenemos disponible. Tenemos que averiguar qué hacer.

¡Pero la buena noticia es que no tenemos que “reflexionar al respecto” por nuestra cuenta! La mayoría de nosotros somos dolorosamente conscientes de los límites de nuestra propia sabiduría. Sin embargo, tenemos un recurso mejor para confiar. El apóstol Pablo dice: “Cristo es poder de Dios, y sabiduría de Dios” (1 Corintios 1:24b).

Santiago también nos dice esto: “Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche” (Santiago 1:5). Podemos pedir la ayuda que necesitamos. Podemos pedir por cualquier cosa, incluso por una situación aparentemente tan desordenada como la de José, quien pensó que su futura esposa lo había engañado. Dios no nos juzgará por estar en esa situación. Él no dirá: “Mira, si me hubieras escuchado, ¡no necesitarías pedir ayuda!”

Jesús no es así. No. Él nos escucha cuando estamos en problemas y lloramos, y nos da la ayuda del Espíritu Santo para tomar decisiones, incluso las terriblemente difíciles. Después de todo, él sabe cómo son nuestras vidas. ¿Acaso no se convirtió en un ser humano como nosotros para sufrir, morir y resucitar por nuestro bien?

ORACIÓN: Señor, cuando estoy en problemas, ayúdame a buscar tu ayuda. Gracias por escucharme siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar:

- Cuando necesitas ayuda, ¿es Dios tu primer recurso o el último?

- ¿Cuándo te ha ayudado Dios a tomar una decisión difícil?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Poca fe
Bayless Conley
Una fe grande
Bayless Conley
Por la fe
Chris Mendez
Preocupaciones
Pastor Mao
¡Escucha a tu Consejero Divino!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple