Rechazando las ofertas

Description

No caigamos en la publicidad mentirosa que el enemigo nos presenta cada día para engañar nuestro corazón.

“Y no os conforméis a este mundo; mas transformaos por la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”, Romanos 12:2

Cada día nuestros sentidos son bombardeados por la publicidad y el mercadeo que buscan desesperadamente captar compradores para sus productos. La meta de los anuncios es crear una  “necesidad” en nuestra mente que nos obligue a adquirir bienes y servicios que la mayoría de las veces no podemos pagar o no necesitamos realmente.

Los publicistas estudian al público que quieren captar y dirigen la propaganda idónea de modo que cautive las emociones de ese público. Por eso muchas veces nos vemos comprando cosas que después no usamos y las vemos añejarse en un rincón de nuestro clóset o de una gaveta, pero lo hacemos porque caemos ante los encantos de la publicidad y el mercadeo.

Así como el mercadeo tiene sus estrategias para atraernos, así también el enemigo tiene las suyas para atraparnos en sus redes y distraernos de nuestra meta que es dar gloria y honra a Dios. Somos tentadas cada día con las artimañas del enemigo y sus ofertas,  las cuales nos dicen que está bien el mentir, siempre que sea una “mentirita blanca’’.

También podemos  codiciar la casa de nuestra hermana, su carro y hasta su esposo, siempre y cuando no pase de ahí. Podemos calumniar, chismear, ser mediocres en nuestro servicio al Señor, siempre y cuando asistamos cada semana a la iglesia. Y está bien con que abra mi Biblia solo los domingos, de todas maneras estoy leyendo algo.

Amadas hermanas, la Biblia nos dice que engañoso y perverso es el corazón del hombre y que solo Dios lo conoce, por tanto no creamos las mentiras del enemigo y pidamos a nuestro Padre Celestial que nos ayude a discernir entre lo bueno y lo malo, y que podamos huir de las tentaciones, rechazando todas las ofertas del enemigo.

Oración: Señor, danos dominio propio para desviar la mirada de las cosas que no aprovechan. Ayúdanos a rechazar los deleites temporales del pecado. Danos un corazón entendido para actuar sabiamente en cada situación y que nuestras vidas puedan llevar gloria a tu nombre. Por Jesús, amén.

Por: Belinda Castellanos

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Encontrando libertad de la pornografía
Aviva Nuestros Corazones
Nuestro tiempo
Dr. Charles Stanley
Entrenamiento espiritual para almas agotadas
Aviva Nuestros Corazones
Dos requisitos para los que tienen este estatus
Wendy Bello
La misma medida
Violeta Guerra
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple