Re-encaminándonos

Description

Dios nos ofrece un plan claro para que retomemos nuestro camino después de que hayamos dado pasos en falso.

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar”, Hebreos 12:1-3

¿Ha sentido usted alguna vez como si hubiera perdido el rumbo? Quizás íbamos muy bien, pero de repente no estamos seguras de qué camino tomar.  De vez en cuando todos enfrentamos circunstancias en las que nuestro sentido de dirección espiritual parece confuso. Pero, afortunadamente, Hebreos 12:1-3 ofrece un plan claro para que re-encaminemos nuestra vida después de que hayamos dado pasos en falso.

Primero, “despojémonos de todo peso”. En otras palabras, debemos quitar cualquier cosa de nuestra vida cuyo peso nos esté agobiando, como el estrés, la culpa, el temor, la vergüenza y el remordimiento.

Segundo, “despojémonos… del pecado que nos asedia”. ¿Te has sentido alguna vez totalmente impotente a causa de tu pecado? Cuando no se le presta atención al pecado, éste crece como una enredadera silvestre. El pecado puede empezar siendo pequeño, pero podrá apoderarse de nosotras si no extirpamos su raíz temprano, confesándolo a Dios y apartándonos.

Tercero, “corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”. Eso significa que debemos mantenernos enfocadas, y si caemos, levantarnos otra vez y avanzar. Con la determinación de un atleta olímpico, seguimos adelante con nuestra mirada en la meta, a pesar de los obstáculos y las distracciones.

Pero, aun cuando nos sintamos perdidas, podemos estar seguras de que Dios tiene un plan específico para nuestra vida. Él sabe dónde hemos estado, dónde estamos ahora y hacia dónde nos dirigimos. La ruta ha sido puesta delante de nosotras y el Señor Jesús se encuentra esperando en la línea de llegada.

¡Adelante! Sigamos firme, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, hasta llegar a su presencia donde nos diga: “entra en el gozo de tu Señor”.

Oración: Padre, ayúdanos a encaminarnos en tu verdad, y cuando nos extraviemos que tengamos el valor de reconocerlo y de re-encaminarnos por tus sendas. Ayúdanos también a liberarnos de todo peso que nos impida avanzar en nuestra vida de fe. En el nombre de Jesús, amén.

 

Por Carmen García de Corniel  

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Comodidad abundante
Larry Burkett
La segunda área donde atacará Satanás
Bayless Conley
Para cuando te toca enfrentar a un gigante
Wendy Bello
Su nueva naturaleza
Bayless Conley
Permanece para vencer
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple