¿Quieres ganar tiempo?

Description

La oración, lejos de hacernos perder el tiempo, nos ayuda a ganarlo.

Cuando una situación parece que no se puede cambiar, la oración puede parecer como una pérdida de tiempo. Si mi día está repleto de actividades antes incluso de haber empezado, pasar tiempo en oración puede ser solo una cosa más a hacer en mi lista de tareas. Sin embargo, estoy seguro de una cosa: ¡la oración, lejos de hacernos perder el tiempo, nos ayuda a ganarlo!

“Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes” (Daniel 6:10).

Daniel tenía por costumbre orar tres veces al día, y cada una de sus oraciones tenía un impacto no sólo en su vida, sino también en su ciudad, y en su pueblo.

Muchos ejemplos me vienen a la mente en los que la oración me hizo ganar mucho tiempo. Aquí tienes uno: un día, allá por 2001, estaba orando y el Señor me inspiró a hacer una página web de carácter evangelístico, en la que se invitase a las personas a hacer un recorrido para conocer a Jesús. Se convirtió en el sitio web ConnaitreDieu.com (PazConDios.net en español), que existe hoy en más de 20 idiomas y que ha ayudado a más de 15 millones de personas a lo largo de estos años a descubrir quién es Jesús y a invitarle a entrar en su corazón. 

Este concepto, como decía, nació durante un tiempo de oración. El día del lanzamiento oficial, además, un grupo de hermanos americanos estaba visitando nuestras instalaciones, y nos preguntaron si podían orar por nosotros. Fue la oración audaz de un hermano americano allí presente la que convirtió una simple página web en francés en un movimiento internacional llamado Jesus.net. ¡Esta oración nos hizo ganar años… y nos llevó a años-luz de lo que hubiésemos podido imaginar!

Aquí tienes un segundo ejemplo: un día, tras estar en un momento en oración, el Señor puso en mi corazón orar por una persona que había encontrado 10 años antes. El encuentro que tuvimos en aquél entonces no dio ningún resultado. Esta persona, Jean-Pierre Barry, había creado con su esposa y con una pareja de amigos el grupo de servicios técnicos para medios de comunicación más grande de Europa, “Euro Media Group”. En mi tiempo a solas con Dios, empecé a orar por él y por su esposa Chantal. Resultado: ¡Lo que no pude hacer 10 años antes, el Señor lo hizo por mí! Jean-Pierre mismo se sintió movido a ponerse en contacto conmigo. Nos volvimos muy amigos y creamos juntos (con Chantal, mi esposa Muriel y otra pareja, Luc y Anne) el grupo “ZeWatchers”, un grupo cristiano cuya meta es la de extender las Buenas Nuevas a través de los medios de comunicación. ¡Una verdadera aceleración divina!

Hay momentos en los que parece que una simple oración no va a cambiar gran cosa. Muchas veces nuestros problemas no se arreglan forzosamente en el mismo momento en el que oramos, pero en el cielo, el brazo de Dios se pone en movimiento para intervenir a nuestro favor. ¡No dejes nunca de lado la oración, mi querido(a) amigo(a)! Tu milagro está de camino.

Te invito a orar conmigo ahora: “Señor, varias veces me has mostrado que una oración puede cambiarlo todo. Sin embargo, generalmente me sigo sintiendo desanimando cuando las cosas no ocurren como a mí me gustaría. Ayúdame a hacer siempre de la oración mi primer recurso, y a perseverar, no mirando lo que es humanamente imposible, sino teniendo mis ojos puestos en ti, en ti que conviertes lo imposible en posible. Gracias Señor por todo lo que vas a hacer en mi vida. ¡Amén!”

Gracias por existir,
Eric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¿Qué hacer mientras esperas en El Señor?
Pastor Rick Warren
El impacto de la oración
Dr. Charles Stanley
¿Por qué seguir orando cuando no hay respuesta?
Pastor Rick Warren
Clave #1 para la oración eficaz – ser específico
Bayless Conley
Dios, la oración y el corazón
Wendy Bello
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple