¡Quítate las etiquetas que te han puesto!

Description

Las personas o nosotros mismos nos podemos ver de diferentes formas, pero lo que Dios piensa y siente de nosotros nunca cambia.

¿Alguna vez te han puesto una “etiqueta” en función de tu nombre, tu origen, tu familia, tu nivel de estudios…? A veces, el mero hecho de ser diferente a los demás puede tener una enorme influencia en nuestras vidas.

En esos momentos podemos empezar a pensar que realmente somos inútiles, incluso ridículos. En la medida en la que la gente te menosprecia, tu autoestima se ve también afectada. 

Si te han puesto alguna vez una de estas etiquetas, me gustaría entonces exhortarte con estos pensamientos. ¡Deseo que te ayuden a cambiar tu vida, a ser más consciente de tu verdadera identidad en Cristo!

Retén estas 3 verdades:

1. No eres lo que los demás dicen que eres: Si eres hijo(a) de Dios, eres también Su heredero(a), y eres coheredero(a) con Cristo: “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” (Romanos 8:17).

2. Tienes un valor incalculable: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Dios te ha comprado por un precio muy elevado: ¡el de la vida de su Hijo único, Jesús! ¡Eres precioso(a) a sus ojos!

3. Tu pasado no determina tu futuro. Dios te ha liberado de tu antigua vida, y te invita  ahora a poner en práctica las buenas obras  que ha preparado por adelantado para ti. (mira Efesios 2:10).

Te animo, querido(a) amigo(a), a que arranques esa etiqueta mentirosa de tu frente, y a que dejes a Dios poner su sello sobre ti (mira 2 Corintios 1:22). ¡Eres un(a) hijo(a) de Dios! ¡Decláralo! ¡Él te ama!

Te invito a orar con fe: “Señor, te pido perdón por haber dejado a los demás que me menosprecien cuando tú me has comprado por un gran precio: el de la vida de tu Hijo. Siento haber dejado esas mentiras dar vueltas en mi mente. Gracias por haberme hecho tu heredero(a), y por haberme preparado un porvenir lleno de esperanza. En el nombre de Jesús. ¡Amén!”

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Un arma espiritual
Pastor Mao
Permanece para vencer
Pastor Mao
Discípulos no cualificados
Itiel Arroyo
Extravagante
Samuel y Raquel Justo
Una vida mental pacífica
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple