;

¡Qué regalo!

Description

Un regalo nada dice de quien lo recibe, pero dice todo de quien lo da. ¿Qué nos muestra eso de Dios?

“Mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”, Romanos 6:23b

Una vez mi abuela me enseñó que cuando vaya a hacer un regalo, me asegurara de que siempre fuera lo mejor que pudiera dar, porque un regalo nada dice de quien lo recibe, pero dice todo de quien lo da.

Esto que me enseñaron me hace pensar en lo que Dios nos ha regalado: la vida eterna por medio de Cristo Jesús. ¡Qué regalo tan especial! ¡Qué manera de ser de Dios! En Su justicia, todos los hombres estaban condenados por causa del pecado, pero esta sentencia justa no limitó la expresión y la acción de Su amor misericordioso, en cambio nos hizo el mayor de todos los regalos: la salvación, la vida eterna, la oportunidad de estar cerca de Él en vez de lejos.

Dios, quien se manifestó desde el principio por medio de la creación para que todo lo invisible de Él, todo Su poder y deidad pudiesen ser conocidas (Romanos 1:19-20) por medio del regalo dado a nosotros, manifiesta Su infinito amor, Su gran misericordia (Lamentaciones 3: 22-23), Su inteligencia y creatividad, Su justicia y compasión; es el Dios que hace todo en todos, por lo que merece toda la gloria y el honor por siempre. 

Contrario al príncipe de este mundo, que desata contra el hombre toda su furia y maldad, que todo lo que da es para destrucción y perdición, nuestro gran Dios no busca la destrucción del hombre, sino su redención. En la persona del Hijo se ofreció a sí mismo para acercarnos a Él, para derribar todo lo que se interponía entre nosotros y así tener una relación conforme a Su ser. Lo hizo todo, nos acercó, nos da las fuerzas (Filipenses 2:13). Todo lo hizo para que sea glorificado en todo. Esta consideración nos da la confianza necesaria para acercarnos, buscarle y creerle.

¡Oh, qué gran amor! Qué inmenso amor mostrado por nuestro Dios que solo habla de Su gran manera de ser, Su dignidad que merece ser exaltada y adorada por toda Su creación. ¡Las palabras no pueden expresar todo lo que Él es y merece!

Oración: Dios, eterno y bendito, nuestras almas se postran en adoración al reconocer la grandeza de la obra hecha por ti a favor nuestro y cómo ella habla de la grandeza de tu ser y cómo eres. Solo te adoramos y agradecemos; ayúdanos a que con nuestras vidas te glorifiquemos. Te lo pedimos en Cristo Jesús, amén.

Por Rosa Glennys Rodríguez

Related
Evidencias de una fe extraordinaria
Violeta Guerra
Sentidos espirituales
Pastor Mao
El corazón paciente de Dios
Primeros15
Confesión
Cristo Para Todas Las Naciones
¡El Espíritu Santo hace milagros increíbles!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple