¿Qué quieres?

00:00

Description

Cuando Dios pone sus planes en nuestras manos lo hace sabiendo que sin él no podrán cumplirse.

"Yo, la sabiduría, convivo con la prudencia y poseo conocimiento y discreción. Quien teme al Señor aborrece lo malo; yo aborrezco el orgullo y la arrogancia, la mala conducta y el lenguaje perverso. Míos son el consejo y el buen juicio; míos son el entendimiento y el poder. Por mí reinan los reyes y promulgan leyes justas los gobernantes. Por mí gobiernan los príncipes y todos los nobles que rigen la tierra. A los que me aman, les correspondo; a los que me buscan, me doy a conocer. Conmigo están las riquezas y la honra, la prosperidad y los bienes duraderos. Mi fruto es mejor que el oro fino; mi cosecha sobrepasa a la plata refinada. Voy por el camino de la rectitud, por los senderos de la justicia, enriqueciendo a los que me aman y acrecentando sus tesoros." Proverbios 8:12-21 NVI


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en qué pediríamos si Dios nos dijera "¿Qué quieres?"

1. Al asumir el reino, Salomón estaba a cargo de las tres obras más grandes en Israel. La más importante era la construcción del Templo del Señor. Aunque este hombre sabía que había nacido para esto, lo primero que hizo fue orar a Dios pidiendo dirección.

2. Cuando Dios pone sus planes en manos de los hombres él mismo sabe que sin él no podrán cumplirse; por lo tanto, espera que el hombre busque su presencia para ser dirigido.

3. La Biblia nos enseña que cuando oramos con fe el Señor nos responde, pero también vemos, como en el caso de Salomón, que Dios le pregunta: ¿qué quieres que te de?

4. Individualmente Salomón tenía comunión con Dios, sin embargo, él llevó a la presencia de Dios a todas aquellas personas que iban a trabajar en las labores que le habían sido asignadas. La pregunta para nosotros hoy es: ¿estamos llevando a las personas que están a nuestro alrededor a relacionarse con Dios?

5. La sabiduría y la adoración van de la mano. Este rey es un ejemplo de esto. Con la gran cantidad de holocaustos que ofrecía, muestra el anhelo profundo de su interior por escuchar la voz del Señor. Salomón no cesó de adorar porque entendía que si Dios no estaba en su vida mostrándole y dirigiéndole no podría hacer nada.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¿Qué te hace diferente?
Pastor Mao
Discernimiento y paz
Pastor Mao
Visión para Dios
Primeros15
Aprende a orar
Randy Morrison
Enfócate en lo que importa (Parte 4)
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple