¿Qué piensas de mí?

Description

La actitud de Jesús hacia ti es la misma actitud que toda la Trinidad tiene hacia ti.

(Jesús dijo:) “Las que son mis ovejas, oyen mi voz; y yo las conozco, y ellas me siguen. Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. El Padre y yo somos uno.” – Juan 10:27-30

¿Alguna vez saliste con alguien por un tiempo, y luego él o ella te dice: “Me gustaría que conocieras a mis padres. Ven a cenar el sábado.”? Si es así, sospecho que estabas nervioso. Como no sabías qué esperar, te preguntabas: ¿Les caeré bien? ¿Qué pensarán de mí? ¿Qué saben ya de mí?

Tengo un problema similar con Dios. A veces me cuesta mucho relacionarme con Dios Padre. A Jesús lo puedo imaginar en mi mente, puedo leer los evangelios y verlo en acción, escucho sus palabras, sé que murió en la cruz y resucitó por mí y que, si él hizo eso por mí, es porque me ama. No tengo duda al respecto.

Pero cuando se trata de Dios Padre, me quedo en blanco. Tal vez es porque no puedo verlo con los ojos de mi mente, así como lo imagino a Jesús (aunque, por supuesto, sé que mi imagen mental es probablemente incorrecta). El Padre es invisible, no se encarnó en un cuerpo humano. O tal vez tenga algo que ver con las circunstancias de mi infancia. Pero cada vez que pienso en Dios Padre, estoy algo nerviosa, tímida, permanezco alejada, preguntándome en el fondo de mi mente: “¿Qué piensas realmente de mí?”

Jesús nos tranquiliza respecto de esto. Él se describe a sí mismo como nuestro buen pastor, quien nos da vida eterna y nos protege, quien nos conoce a todos por nombre. Él nos asegura que nadie puede arrebatarnos de su mano. Y hasta dice: “Nadie puede arrebatarte de la mano de mi Padre. El Padre y yo somos uno.”

Eso me hace pensar. Si Jesús se preocupa por mí como un pastor por sus ovejas, si me protege y me conoce muy bien, ¡y luego dice que él y Dios Padre son uno!, entonces eso debe significar que Dios el Padre siente por mí igual que Jesús. Entonces: Jesús me ama lo suficiente como para morir por mí, ¿y Dios el Padre siente eso por mí? Jesús me aguanta cuando tropiezo y caigo en pecado, y me perdona y restaura pacientemente día tras día, ¿el Dios invisible siente así por mí?

Puede que tú no tengas este problema. Pero si lo tienes, puedes consolarte con el hecho de que Jesús es, como lo expresa el autor de Colosenses, “la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación” (Colosenses 1:15). La actitud de Jesús hacia ti es la misma actitud que toda la Trinidad tiene hacia ti. Dios es uno y te ama. Puedes ver a Dios a través de Jesús.

ORACIÓN: Querido Padre, gracias por permitirnos conocerte a través de tu Hijo Jesús. Amén.

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
“¿Qué quieres que te haga?”
Luis Palau
Clave #4 para la oración eficaz – de acuerdo a la voluntad de Dios
Bayless Conley
La oración de entrega
Bayless Conley
Segundo toque
Pastor Mao
Dios es un padre amoroso
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple