¿Puedo saber si soy salva?

Description

¡Tu salvación no necesita ser un juego de adivinanzas! Aquí hay cuatro preguntas para hacerte la próxima vez que dudes de tu salvación.

Decidí quedarme luego de que terminara el grupo de jóvenes.

Mientras mi pastor de jóvenes recogía la basura y enderezaba las sillas, yo me moví hacia donde él estaba.

“¿Que pasa Erin?”, él preguntó.

“Es solo que no me siento salva”, yo dije. “¿Cómo puedo saberlo a ciencia cierta?”

Ya yo había tenido esta misma conversación con mi pastor de jóvenes anteriormente. Muchas veces. Y con mis padres. Y también con mis amigos cristianos. Cada vez que escuchaba un sermón acerca del cielo, el infierno o la salvación, me preguntaba: “¿Soy realmente salva?” Honestamente, sus respuestas nunca hicieron mucho para calmar mis miedos.

Puedo decir por experiencia que vivir la vida cristiana con tanta duda no es divertido. Esto lleva al miedo, a la preocupación, a la ansiedad y puede robarnos la alegría y la paz. Es una vuelta en una montaña rusa para la cual no necesitas comprar un boleto para subirte.

1 Juan 5:11-12 dice, “Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida, y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida”.

Nosotros tenemos la tendencia a sobre-complicar las cosas. Juan dice que si tenemos al Hijo (Jesús) tenemos vida eterna.

Y aquí está el glaseado o la crema del pastel:

“Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna” (v. 13).

¡Tu salvación no necesita ser un juego de adivinanzas! Aquí hay cuatro preguntas para hacer la próxima vez que dudes de tu salvación.

  1. ¿Entiendo el evangelio?

Una de las razones por las que decidimos estudiar el evangelio es porque es posible escucharlo y de alguna forma malentenderlo. Cuando eso pasa, nos vemos obligadas a cuestionar y entender cómo Jesús realmente nos salvó de nuestros pecados.

  1. ¿Creo que la salvación depende de mí?

Si tu secretamente crees que tienes que ganarte tu salvación, estás destinada a toda una vida llena de dudas. Cada vez que tu pecas o no alcanzas los estándares de Dios, te preguntarás si Dios se ha retractado de su oferta de salvación porque Él se ha decepcionado de ti.

Romanos 5:15-16 dice, “Pero no sucede con la dádiva como con la transgresión. Porque si por la transgresión de uno murieron muchos, mucho más, la gracia de Dios y el don por la gracia de un hombre, Jesucristo, abundaron para los muchos. Tampoco sucede con el don como con lo que vino por medio de aquel que pecó; porque ciertamente el juicio surgió a causa de una transgresión, resultando en condenación; pero la dádiva surgió a causa de muchas transgresiones resultando en justificación”.

¿Por qué crees que Pablo ha tenido a bien mencionar “la dádiva” y “el don” varias veces en estas líneas? Apuesto a que es porque él sabía que nos daría amnesia del evangelio y que nos olvidaríamos de que la salvación es una dádiva, un don, un regalo gratuito que Jesús nos ofreció, no algo que Él espera que nos ganemos. (¿Captaste? ¡Es GRATIS!)

  1. ¿Creo que los sentimientos son hechos?

Un día te sientes totalmente llena de entusiasmo acerca de tu vida cristiana y al siguiente día apenas puedes reunir la energía suficiente para leer tu Biblia. Un día te sientes totalmente segura del amor de Dios por ti, y al siguiente día dudas acerca de cómo puede Él amar a una persona como tú. Un día te sientes lista para hacer lo que sea para lo que Dios te ha llamado a hacer, y al siguiente día estás llena de miedo por el plan que Dios tiene para tu vida.

Los sentimientos son un terrible medido de la verdad. En lugar de eso, construye tu propia seguridad en las promesas de la Palabra de Dios.

  1. ¿Estoy escuchando a buenos maestros?

Existen muchos lugares en el Nuevo Testamento donde la seguridad de los creyentes fue sacudida por falsos maestros. Los apóstoles a menudo les escribían a ellos ofreciéndoles garantías y llevándolos de nuevo a la verdad del Evangelio (ver Romanos 6, Gálatas. 1, 2 Pedro 2:1, y Judas 1:3-4)

Si estás teniendo dudas crónicas, asegúrate de que los libros que estés leyendo, los podcasts que estas descargando y los sermones que estés escuchando estén respaldados por la Palabra de Dios.

¿Eres una persona que duda? Si es así, quiero darte una tarea muy práctica.

¿Podrías escribir el siguiente versículo en una tarjeta, ficha o en un pedazo de papel y lo colocarías en un lugar donde pudieras verlo a menudo? Pídele al Señor que remoje tu corazón en esta verdad en los días venideros.

“Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida, y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna”, 1Juan 5:11-13.

 Por Erin Davis

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El pecado secreto de Serena
Aviva Nuestros Corazones
¿Cuál es el punto de memorizar las Escrituras?
Aviva Nuestros Corazones
¿Por qué el pecado es tan atractivo?
Aviva Nuestros Corazones
Mirar de lejos
Whole Magazine
Desafío a dar gracias (Día 9)
Wendy Bello
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple